sections

Juanita Ringeling: “La izquierda y la derecha en este país se comportan de una manera travestida”


1
1 point

Es un alma gitana, no puede estar mucho tiempo en un lugar. Juanita Ringeling, la joven y talentosa actriz nacional, pese a estar radicada hace poco más de dos años en Los Ángeles, Estados Unidos, viene a Chile constantemente. Aquí está su familia, sus amigos y sus raíces. En estos días se encuentra en nuestro país protagonizando Piratas del caribe el musical, tiene un papel en una serie, y además aprovecha su tiempo para concientizar y brindar su apoyo a causas medioambientales, una de sus principales motivaciones.

En Revista Opinión, nos reunimos con Juanita para conversar de sus proyectos, de su vida en Los Ángeles, su compromiso con las causas medioambientales, y la contingencia política, en una conversación amena que nos permitió conocer distintas facetas de esta versátil actriz.

¿Hace cuánto estás en Los Angeles?

Casi tres años ya, dos años y medio.

¿Hasta cuándo te vamos a tener tan lejos?

Es que no estoy tan lejos, porque estoy entre allá y acá, y todos los lugares. La verdad no tengo un plan específico de cuando volverme, se que tengo que moverme de Estados Unidos en agosto, ya que  expira mi visa, y ahí no se si voy a volver ‘pa´ acá’ o me voy a ir a otro lado.

¿Elegiste Los Ángeles para desarrollar tu carrera?

No,  lo elegí por tres cosas en verdad. Yo quería irme, quería vivir afuera hace mucho tiempo, se me dio la oportunidad, como que se dieron los tiempos, y quería un lugar donde hubiera mar, pero mar de verdad, como el de acá, no esa cosa plana que parece una piscina, que lo encuentro una lata.

Que hubiera mar, que se hablara inglés, encontraba que era un súper buen desafío, y que obviamente igual hubiera una industria donde yo pudiera seguir desarrollándome, y por descarte fue Los Ángeles, ya que reunía esas tres características.

¿Y has podido desarrollar un poco más la carrera allá?

Sí, yo no me fui con la meta de lanzar mi carrera en Estados Unidos, esa jamás fue mi meta, te digo era un requisito que hubiera una industria para poder seguir desarrollándome, pero no era que yo sentía que en Chile yo había llegado a un lugar que no podía seguir, muy por el contrario, creo que es una industria que esta creciendo, que es bullante, que es entretenida y que tengo mucho todavía por hacer. Pero mi razón para irme era solamente irme y tener la experiencia de moverme.

Allá si, obviamente, mi carrera se ha seguido desarrollando, hice una película, hice un par de cortos, estoy haciendo música, estoy dirigiendo un documental…

¿Volviste a la música?

Volví a la música.

¿Te tiene contenta?

Me tiene contenta pero la estoy haciendo sin pretensiones. Eso es lo entretenido también de estar afuera, que uno no ocupa el rol que tiene aquí de ser actriz, de ser parte de la industria del entretenimiento. Allá me hice un amigo que es productor musical, y dijimos “hagamos música, ok”, no hay más pretensión que eso y si algo sale fantástico, y si no sale bueno.

¿Vamos a tener algo de tu proyecto musical pronto para dar a conocer?

No sé qué tan pronto porque llevamos grabadas como cuatro canciones y estamos recién mezclando y eso. Es música folk latinoamericana, es como muy libre lo que estamos creando, entonces tampoco queremos como restringirnos a un estilo, un poco lo que vaya saliendo, hay un par de canciones que han salido en sesiones de improvisación en el estudio, otras no. Pero es bien latina, no es sandunguera, pero es bien latinizada.

¿Qué te tiene en Chile ahora?

La princesa Isabel de Wan Guld, el rol protagónico de Piratas del caribe el musical.  Una princesa que calza muy bien con la mujer de esta época. Valiente y ambiciosa, se escapa de su familia por no compartir sus valores y se lanza al mar para cumplir sus sueños de proteger los océanos. Tengo también una mínima participación en una serie que no puedo contar más aún y posiblemente un programa de viajes.

Estuve además en Arica Nativa, el festival de cine de Arica y Parinacota de películas rurales. Así que vine a eso en principio y después se me abrieron estas otras cosas, y bueno vengo a hacer una colaboración nuevamente  con Ríos to Rivers, una organización medioambiental que trabaja con las juventudes de los ríos, en distintas partes del mundo, y bueno…

Tienes una sensibilidad especial con el tema medioambiental, te vemos habitualmente apoyando campañas…

Sí, es que creo que para mi no existiría otra forma de hacerlo, es algo que no puedo evitar. Siento que la urgencia es extrema y si tengo el privilegio de tener una plataforma un poco más amplia para comunicar mis ideas y lo que pienso, quiero usarla en algo que valga la pena.

¿Cómo ves la situación de Puchuncaví?

En Puchuncaví tenemos muchos problemas, sin duda hay que cerrarlo. Ahora, claro no es tan fácil, ya que tendría un impacto en el empleo, y es un impacto directo. Hay que saber hacer una transición para todos estos trabajadores.

Ahora, en Puchuncaví hay varias empresas, algunas con estándares más antiguos y otros más nuevos. Hay que partir cerrando las con estándares más antiguos, para ir mejorando el problema. Pero también ir resolviendo de donde vamos a sacar esa energía, y creo que hay miles de maneras de hacerlo, y no es centralizando la energía, sino que permitiendo que hayan cada vez más proveedores de energía. Un poco lo que hizo Alemania, que hace rato ya incentivó que cada uno se transformara en productor de energía comprando el Estado los primeros dos años más cara la energía, subsidiándola un poco, y después tu usas lo que usas, y lo que te sobra lo metes al sistema interconectado central.

Yo siento que donde debemos aspirar es a diversificar los productores/generadores de energía.  Si lo piensas todos podemos ser potenciales productores. Por ejemplo, las industrias de carne de cerdo, que frecuentemente vemos como surgen problemas por olores salubridad etc son potenciales productores de energía, con la caca de los animales se hace metano, se transforma en energía, se utiliza en la misma planta y el guano se puede utilizar de abonoHay un sin fin de posibilidades y creo que ese es el camino, diversificar la matriz energética, en vez de tener grandes empresas en algunos lugares y decir aquí sacrificamos. Porque es una injusticia, porque sacrificamos todo Puchuncaví para que Santiago tenga energía.

¿Tienes una posición política? ¿Los artistas tienen que tener una posición política?

Sí, Tengo una posición política. Pero creo que la política va más allá de la derecha y la izquierda, sobre todo en un mundo en que estos aparentes polos se comportan de una manera bastante travestida.

Yo te diría, que mi manera de hacer política ha sido toda la vida la política que esta fuera de la política. La política ciudadana, que quizás no tiene que ver con un escaño de puestos de poder establecido, como gubernamental o parlamentario o lo que sea, pero sin duda es político. Son actos políticos, son acciones políticas que tienen que ver con cómo uno quiere que se dirija un país o el mundo, porque por ejemplo por regla general las causas medioambientales no tienen fronteras, porque si cortas un bosque aquí la repercusión no es sólo acá, sino en todas partes.

Es más, creo que olvidamos que una de nuestras acciones cotidiana: CONSUMIR/Comprar Es una acción absolutamente política. Con un pago decidimos que tipo de industria, que tipo de cadena productiva, que calidad social y medioambiental estamos apoyando. Consumir es dar poder a una u otra forma de desarrollar el mundo. Y de eso debemos ser conscientes, por que es un acto político diario.

¿Esa conciencia ciudadana y medioambiental de donde viene? ¿Influyó tu papá, quien fue parlamentario?

De todas maneras influyó mucho en mi crianza. Yo me crie en Cachagua, fui al colegio en Concón, crecí con papás muy comprometidos socialmente y medioambientalmente también, crecí entre campañas y campañas, eso es real. Y como que la vocación social en mi familia es algo muy marcado, escucho recurrentemente la frase “tienes que devolverle a tu país lo que te ha dado”, pero creo que ese no ha sido mi motor. Mi motor ha sido crecer enamorada de la belleza de tierra, y uno al querer algo, al enamorarse de algo quiere cuidarlo, es inevitable. Para mi, yo que viví en Cachagua, y que toda la vida mis papás me han hecho mirar la belleza, la naturaleza, no puedo si no querer cuidarla, y hoy día se hace cada vez más urgente, y los seres humanos no estamos tomando la responsabilidad que tenemos en el asunto, entonces como que no veo otra forma de hacerlo que no sea haciéndose cargo.

¿Cómo motivamos a los jóvenes de nuestro país a hacerse responsables, particularmente del tema medioambiental?

Medioambiental y social son los temas que más me mueven, porque están entrelazados, como dijo el papa “la economía y la ecología si no van juntas no crecemos”. Creo que hay varios caminos que se tienen que trazar juntos para motivar a los jóvenes: tiene que venir lógicamente de los líderes o referentes que tienen los jóvenes un mensaje, tiene que venir de las empresas privadas, de las marcas, que en verdad tomen iniciativas y que cambien sus hábitos para demostrar que de todos los lugares uno puede marcar la diferencia. Y tiene que venir también de los gobiernos locales, y del Gobierno central, del Estado en el fondo, de empujar a que estos hábitos cambien. Y si todos esos frentes actúan unidos, no sólo los jóvenes van a estar entusiasmados, sino que toda la población.

¿Para alguien que esta tanto tiempo fuera, cómo se ve el país?

Yo creo que Chile es un país con un tremendo potencial. Creo que si bien nos encanta alegar por todo, es un país bastante bien encaminado, y aunque quisieron hacer recortes en innovación en este último presupuesto, si innova, no solo dentro de Latinoamérica, incluso desde Estados Unidos se mira como un referente. Yo si creo que es un país entretenido, bullante y con ideas, lo que si me pasa es que siento que estamos en un momento justo en que decidir o trazar hacia donde Chile quiere ir: Chile quiere convertirse en un país que sólo crece económicamente o Chile quiere tener una visión, y creo que hemos perdido visión y nos está ganando la billetera.

Obviamente hay que crecer, y obviamente hay que generar empleo, y todas esas cosas, pero creo que estamos andando medios decapitados.  creo que somos muy cortoplacistas los chilenos. Pan para hoy y hambre para mañana, un poco, y eso es lo que me preocupa de Chile.

Si pudieras darle un consejo al Presidente Piñera, como una ciudadana más ¿Qué le dirías?

Yo creo que tendría que ver con eso, tener altura de miras y trazar objetivos que vayan más allá de sus cuatro años de periodo, y que vayan más allá de simplemente subir los índices económicos, porque claro, en cuatro años uno puede subir así los índices económicos (hace un gesto con la mano indicando hacia arriba) y la cagaita vamos a verla en los próximos seis, cachay. Le diría también que apuntara su gobierno hacia una economía circular, no lineal.

Entonces mirar hacia delante y dibujar Chile, mirando conjuntamente. Mirarnos y decirnos como nos queremos ver en 40 años más, y creo que ese ejercicio no lo estamos haciendo los chilenos.

 En materia cultural ¿cómo ves que se desarrolla nuestro país?

Culturalmente, es un poco lo mismo que te decía con esto de visión de país, que si crecemos, crecemos, la economía, las arcas fiscales, no sé qué, pero estamos decapitados, y eso en todo índole de cosas, medioambientalmente, culturalmente. Ahora bien, creo que Chile culturalmente igual crece, en términos prácticos están creciendo los teatros, pero también están creciendo los carnavales y las fiestas costumbristas están volviendo a traer a la gente.

Creo eso si, que perdemos mucho tiempo en redes sociales, me incluyo. Y que es una generación joven muy distinta a la nuestra, una quedo medio en la transición, que ocupan no solo su tiempo, sino su manera de entender el mundo, de una manera totalmente distinta y no se si culturalmente estamos logrando llegar a ellos, mi pregunta es cómo incluir en estas nuevas tecnologías propuestas culturales interesantes para atraer a esta generación.

Ahora creo que la cultura no son solamente los bienes artísticos que produce un país. La cultura es también la cultura cívica, la comunidad, como se viven las tradiciones, y en ese sentido estamos de capa caída (ríe). Estamos cada vez menos respetuosos, nos saludamos menos, nos miramos menos a los ojos, nos chocamos los carros en los supermercados, nos juntamos cada vez menos a comer las familias, las sobremesa ya no existen y en ese sentido creo que culturalmente hemos perdido parte de la esencia chilena, latina, que es juntarse, que es conversar, que es discutir, que mirarse. Quizá no solamente pasa en Chile, pero creo que hay que retomar eso, y a veces las tecnologías se interponen a eso, la televisión también.

Me parece muy triste que haya familias que hoy en día, coman cada uno con una bandeja en su pieza, que no se junten a comer y que los fines de semana no vayan a la plaza, eso creo yo es nuestra capa caída cultural.

¿Qué desafíos se vienen? No eres de planificar mucho parece.

No mucho y ese es uno de mis desafíos ojala tener un plan. Ser gitana, y ser libre, y no asumir contratos largos tiene sus pro y sus contras obviamente, como todo. Te da muchas libertades, entre comillas, pero te da mucha inestabilidad, y cuesta mirar pa´ delante y cuesta planificarse, en fin. Hay muchos periodos de vacas flacas también, pero es el camino que he ido optando y que se me ha ido abriendo también, y me encanta porque me ha permitido explorar el mundo, y me ha permitido explorarme a mí en distintas situaciones.

Ahora los planes que tengo son estos cuatro meses en Chile, como te dije estuve en Arica Nativa, que es de la Fundación Altiplano, que colaboro con ellos.

¿Te vamos a tener nuevamente en algún programa de viajes?

Sí, eso es otra cosa. En febrero me voy a… pucha no se cuánto te puedo contar, pero parte de los viajes son Colombia, y es un programa para el próximo año. Así que los programas de viaje también siguen.

 

SUSCRÍBETE A LAS EDICIONES OPINIÓN.CL

Suscríbete a nuestra lista de envío y recibe nuestro contenido

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.


Daniel Ibáñez

Presidente Fundación Participa.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =