Nudos críticos del sistema de adopción


2
2 points

Esta columna busca reconocer la importancia y papel que juegan los organismos acreditados y el Servicio Nacional de Menores en el proceso de adopción, a partir de mi propia experiencia como asistente social y habiendo participado en proceso de susceptibilidad de adopción, como directora de Centros Residenciales de menores y preescolares. Si bien nuestro actual marco jurídico ha recogido principios, teorías y ha modernizado el paradigma de las antiguas concepciones de adopción, su ejecución, ha dado cuenta de una serie de irregularidades, que están relacionadas con los procedimientos y la función de los organismos colaboradores.

Es conocido a nivel nacional, que el Servicio Nacional de Menores (Sename), se encuentra en una crisis institucional, es preocupante pensar que una institución en esta situación, se encuentra finalmente administrando, regulando y monitoreando un sistema de carácter social tan sensible, tan relevante como lo es la adopción.

Diversos artículos promueven que el Sename debe asumir un rol activo y profundamente fortalecedor de la capacidad de mantener y fortalecer el vínculo de los niños con sus familias de origen, para no considerar finalmente la adopción como el mecanismo que va a corregir graves vulneraciones de los derechos y de niños y niñas. Sin embargo, en una institucionalidad tan fracturada y desestructurada, a la que se confía la protección de niños, niñas y adolescentes, hoy no es posible hacer este importante paso previo antes de la desvinculación de un niño y su familia.

Falta de un diagnóstico adecuado en el tema de adopción, para pensar una reforma a la ley que disminuya la reproducción de segregación social, cultural y económica de nuestro país. Falta mirar nuevas formas de constituir familia y la adopción.

En mi opinión, el punto de fricción y el origen de toda tensión, es el sistema de subvenciones del Sename. Corresponde a un mecanismo que entrega a la atención de la infancia un sistema de voucher de pago, por prestación realizada, tratando de homologar las prestaciones de salud, pero en un contexto, completamente diferente: mayores prestaciones implican mayor pago, en sistema de salud podría implicar más campañas preventivas, más gente accediendo a salud, pero en un sistema donde el pago se realiza a cambio de vulneraciones de derechos, este mecanismo deja de ser un círculo virtuoso, y se transforma en un círculo vicioso, donde el pago de la prestación se realiza contra una situación de vulneración.

Aquí es donde los organismos colaboradores, que requieren permanentemente financiamiento (las prestaciones psicosociales, jurídicas y familiares son caras), tiene más sentido buscar más vulneraciones de derechos, instalar más solicitudes de susceptibilidad de adopción, porque el sistema de atención a esta infancia maltratada requiere financiamiento. Por ello, es indispensable repensar la política integral de financiamiento a la atención de infancia, y en esto se incluye todo el sistema de adopciones, fuera del paradigma de un estado subsidiario, donde se fomentan los círculos viciosos e incentivos perversos para el financiamiento del sistema de adopción.

SUSCRÍBETE A LAS EDICIONES OPINIÓN.CL

Suscríbete a nuestra lista de envío y recibe nuestro contenido

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.


Carolina Ahumada

Trabajadora social.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 8 =