Libro: “Los Crímenes del Sename”

Más de un año de investigación, de buscar y acumular antecedentes, mi departamento convertido en una alfombra repleta de papeles, documentos escaneados e informes reservados por los que tenía que pasar por encima. En parte de eso, se transformó el trabajo periodístico que desarrollé para dar vida a “Los Crímenes del Sename”, un libro que, incluso, fue censurado por algunas editoriales nacionales por tener, bajo su mirada, una tendencia política en contra del oficialismo, pero que, objetivamente, no es más que el reflejo de quiénes han estado por años, en su gran mayoría, a cargo y nombrados para dirigir el Servicio Nacional de Menores.

Hasta el deceso de Lissette Villa Poblete –a sus escasos 11 años, en el CREAD Galvarino—, los fallecimientos dentro de los recintos “de acogida y resguardo”, han sido una situación que se da con frecuencia y los directores de los hogares, sus funcionarios y los Ministros de Justicia y de otras carteras, junto a encargados del tema de las políticas de infancia en el país, designados por las administraciones gobernantes, lo saben. Así que para partir echando por tierra los mitos, lo primero que se debiera reconocer es que nada de lo que se ha dicho, que han publicado los medios de comunicación y han denunciado los expertos, es nuevo.

En este libro, encontrará, por ejemplo, información sobre el perfil de niños que pasaron por el Sename y fueron parte de la red de explotación sexual del empresario, Claudio Spiniak. Esas historias de abandono, de desarraigo, con familias disfuncionales, maltratadoras, se repiten una y otra vez en las vidas de tantos miles de niños que, hoy se encuentran internados, o lo estuvieron alguna vez. Los patrones son iguales en muchos casos, similares en otros.

Estar en el Servicio Nacional de Menores y en las OCAS es como estar en prisión, sin libertad, donde pierden el contacto permanente con sus familiares, con su gente, se les enajena y se les deja en un mundo donde son un número, se les llama, muchas veces, por un número y ni siquiera por su nombre y van, entonces, poco a poco, perdiendo su identidad, aquello que los identifica.

Además, podrá conocer en esta obra, cuáles son las diferentes causas por las que mueren los menores y adolescentes que están internados en el Sename o en las organizaciones colaboradoras, saber en profundidad, también, el testimonio de un profesional que durante 15 años estuvo en “hogares de acogida” en la IV Región y escribió un libro relatando su historia de maltrato y abuso.

Uno se pregunta, luego de la evidencia existente, ¿de qué sirvió el trabajo de la llamada Comisión Jeldres, de la Comisión Sename 1 y 2 de la Cámara de Diputados, del Informe reservado de la Contraloría General de la República a las organizaciones colaboradoras y las denuncias de autopsias con las conclusiones de causas de muerte modificadas para no perjudicar al Ministerio de Salud?

Junto a los problemas no sólo administrativos, de infraestructura y de falta de salud integral, en el funcionamiento del Servicio Nacional de Menores y las OCAS, se suma un dato adicional: los sumarios que no concluyó la ex fiscal, Solange Huerta, en su calidad de directora del Sename cuando fue designada por Michelle Bachelet. Se trata de 240 indagatorias por vulneraciones a menores por maltrato o agresión y 124 investigaciones internas con relación al incumplimiento o abandono de funciones, de las cuales 89 corresponden a casos de abuso sexual, 69 por irregularidades en procedimientos y 368 están catalogadas como “otros casos”. ¡Es hora de que juzgue usted en base a antecedentes sólidos y comprobados!

Daisy Castillo Triviños, periodista y escritora. Conductora del Programa “Agenda Pública” del canal 99 de VTR.

La responsabilidad parental en la filiación adoptiva

Algunos antecedentes estadísticos sobre los adoptantes en Chile: el tiempo promedio entre la postulación y la declaración de idoneidad (para adoptante) en el año 2012 fue de 9 meses y 6 días. Si bien es preferible que los procesos de declaración de idoneidad se hagan con un máximo de precaución y detalle, los tiempos antes mencionados son ejemplos de que no existe una institucionalidad (SENAME y organismos acreditados) capaz de hacer frente al problema con la celeridad adecuada al evidente aumento de los casos de niños declarados susceptibles de ser adoptados. En definitiva, la falta de la celeridad adecuada para atacar un problema de esta magnitud es la crítica principal al sistema vigente. Otro dato es que en Chile, son los matrimonios quienes concentran la mayoría de las solicitudes de adopción. El año 2014, de un total de 1168 solicitantes, 1004 de ellos correspondieron a matrimonios, es decir, casi un 86%. Esta concentración tiene que ver con el principio de preferencia matrimonial en la ley N° 19.620.

Esta preferencia de la ley por una familia matrimonial contrasta con los avances que han existido en los últimos años respecto a los derechos de nuevas formas de constituir familia. Antes de entrar en este tema, cabe señalar que del total de solicitantes, solo 493 fueron declarados como idóneos y solo 14 de ellos no correspondieron a un matrimonio, siendo 13 de ellos correspondientes a personas solteras y una persona separada judicialmente. Otro dato importante es el tiempo transcurrido entre la declaración de idoneidad y el enlace adoptivo en promedio 361,1 días  (2014). Esta baja de número de postulantes o declarados idóneos (42%) podría tener como origen una falta de capacidad del sistema para asumir el volumen de solicitantes o bien por una posible la rigidez de los filtros para declarar la idoneidad. Estos datos dan cuenta que el sistema no demuestra la agilidad necesaria para responder a la necesidad de miles de niños de ser adoptados y que sufren vulneraciones constantes en sus derechos en el sistema en que se encuentran insertos, siendo expuestos a largas permanencias en el sistema residencial, con las consecuencias psicosociales, en autoestima y desarrollo, que ello implica. Desde aquí, ya tenemos una responsabilidad de parte del Estado que no está siendo cabalmente cumplida, dado que finalmente los programas que la ley establece y son administrados por el estado, no entregan condiciones óptimas para un proceso que restituye un derecho (a vivir en familia).

Antes de pensar en las responsabilidades de las familias adoptantes en Chile, debemos considerar las responsabilidades estructurales presentes en el sistema de adopción, sus debilidades, falencias y retrasos, que dificultan la restitución del derecho de vivir en familia de niños declarados susceptibles de ser adoptados (en el tipo de adopción por desamparo del niño). La demora de los procesos de idoneidad, no se condicen con que sean exámenes más acuciosos o que garanticen que la adopción no tenga problemas. El hacer funcionar un sistema familiar, no depende solo de una buena evaluación, depende también del apoyo psicosocial posterior que las familias tengan.

Sobre la responsabilidad de los adoptantes, es importante mencionar, que en el proceso de la declaración de idoneidad, las instituciones a cargo, por ser parte de este mismo mecanismo de incentivos perversos para el financiamiento de las instituciones acreditadas en la temática adopción, aparece lento, engorroso y a veces poco transparente.

Con la modificación de los cuerpos legales de la filiación 19.585 (1998) y la ley de adopciones 19.620 (1999), la relación entre el adoptante y adoptado contiene los mismos derechos y deberes que los hijos de otro tipo de filiación, además que la adopción restituye el derecho de tener una identidad (legal), una familia (adoptiva) y herencia, permite además tener derecho a revisar los orígenes del adoptado, que se constituye en una necesidad sobre conocer la historia y antepasados, además de contar con un dispositivo de programas, que facilitan los procesos intrapsíquicos, sociales y familiares para dar respuesta a necesidades de orden personal a los adoptados.

Lamentablemente los sistemas también se equivocan, el desafío es buscar mecanismos que lleven a la baja estos errores y que puedan reparar situaciones que son propias de la naturaleza humana de las relaciones sociales.

Se debe tener en cuenta la responsabilidad de quienes adoptan, el proceso post adopción, el apoyo posterior, la conformación de una familia es un proceso, donde parejas de conformación matrimonial, convivientes civiles, parejas homosexuales e incluso personas solas, pueden enfrentar un proceso en las mismas condiciones, mientras se cuente con un apoyo permanente psicosocial, familiar, social. Todas las familias están expuestas a situaciones de crisis normativas y no normativas: fallecimientos, separaciones, infidelidades. Entre otros, las familias constituidas por adopción no están fuera de estas situaciones, por tanto, deben ser preparadas para afrontar estos problemas vitales, sin vulnerar el derecho del niño que ya fue adoptado, en un marco de responsabilidad parental.

Quiero decir que, la estructuración de principios o marcos legales, ha revestido al adoptado de derechos, que pueden ser traspasados o vulnerados por las situaciones propias de las experiencias vitales, debiendo los organismos a cargo de velar por el cumplimiento de la ley (en este caso SENAME), ser capaces de tener la flexibilidad para afrontarlo, con reglamentos adecuados, profesionales idóneos.

Y para esto, debemos, mejorar los procesos de selección y contemplar a las nuevas conformaciones familiares, estudiarlas, trabajar con la sociedad civil, y educar en la responsabilidad que conlleva estar a cargo de otro ser humano, ya sea por una filiación natural (padres, madres y sus hijos), filiación adoptiva o cuidado personal.

La tozudez del Ministerio de Salud: A propósito del nuevo reglamento sobre objeción de conciencia

El martes 23 de octubre pasado fue publicado en el diario oficial el nuevo reglamento para ejercer la objeción de conciencia de acuerdo con la ley 21.030, que regula la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales. Este protocolo es dictado luego del dictamen de la Contraloría General de la República que declaró ilegal el anterior protocolo del Gobierno del Presidente Piñera, por contener errores de forma y de fondo, abriendo aún más la disputa en torno al cumplimiento efectivo que este gobierno dará a la ley sobre aborto en tres causales.

El protocolo de objeción de conciencia tiene por objeto regular la forma en la que se ejercerá el ejercicio de la objeción de conciencia, por particulares e instituciones, en el ámbito de la interrupción voluntaria del embarazo. En este sentido, la importancia de la dictación de este protocolo radica en la garantía de que las mujeres puedan acceder efectivamente a la prestación de salud. De acuerdo con cifras del Ministerio de Salud y un estudio elaborado por Corporación Humanas en Chile, de 1.140 Médicos/as obstetras contratados/as en hospitales públicos, 548 se han acogido a la objeción de conciencia individual en al menos una de las tres causales, representando un 47,% del total de las contrataciones.

Sumadas a estas estadísticas, actualmente se estima que son más de 8 centros de salud privados que se han acogido a la objeción de conciencia institucional. En esta línea, que el protocolo anterior permitiera que la objeción de conciencia fuera ampliada a los establecimientos privados de salud con convenios vigentes con el Estado para prestaciones de salud en materia de ginecología y obstetricia, volvía aún más oscuro el panorama de la garantía de esta normativa. Es así, que la Contraloría General de la República dictaminó que estos establecimientos privados, al recibir fondos públicos, se volvían parte de la red pública de servicios asistenciales, rigiéndose por las mismas normas que los hospitales públicos.

En este sentido, el nuevo protocolo publicado el pasado martes 23 de octubre avanza en lo señalado por la Contraloría pero lamentablemente, de forma parcial. El artículo 13, que regula la objeción de conciencia por instituciones, señala que “Los establecimientos privados de salud, que hayan suscrito convenios regidos por las disposiciones del decreto con fuerza de ley No 36, de 1980, del Ministerio de Salud, no podrán ser objetores de conciencia cuando contemplen prestaciones de obstetricia y ginecología que por su naturaleza comprendan atenciones en pabellón.”.En efecto, esto abre la puerta para que todos aquellos establecimientos que reciban fondos públicos puedan ser objetores de conciencia en la medida de que sus prestaciones obstétricas y ginecológicas no sean realizadas en pabellón.

Actualmente existen diversas intervenciones en el ámbito de la interrupción voluntaria del embarazo que se practican fuera de pabellón, y en este sentido, sigue vigente la fórmula de permitir que los establecimientos privados de salud sigan recibiendo fondos públicos y siendo objetores de conciencia, aun cuando se busque limitar parcialmente. Es así, como además, el nuevo protocolo eliminó los apartados referidos a las obligaciones de los establecimientos y de los profesionales de salud. En consecuencia, tampoco existe mención alguna sobre que los establecimientos deben contar con profesionales no objetores, y en este caso, el protocolo solo limita a exigir la derivación.

La dictación de este protocolo evidencia nuevamente el interés del gobierno de entorpecer y retrasar la implementación de la ley de aborto en tres causales, primero a través de un protocolo abiertamente ilegal, y segundo, mediante el uso de formulas legales ambiguas para salvaguardar a ciertos establecimientos privados de salud que reciben fondos públicos del Estado. Al parecer, seguiremos nuevamente con la vigencia de un protocolo que sigue limitando el derecho de las mujeres a interrumpir voluntariamente su embarazo bajo las tres causales.

Ciudades amigables en la era de la longevidad

¿Ciudades amigables con la vejez? ¡¿Qué pregunta es esa?!

El derecho a envejecer en una ciudad amigable, constituye uno de los desafíos más relevantes como sociedad en la era de la longevidad. Una forma de asumir y tener en cuenta el significativo aumento de personas mayores en nuestra familia, barrios y ciudades. La representación de la pirámide poblacional en la realidad. Conocedores de que Chile no está preparado para envejecer y comprendiendo las diversas aristas que representa una sociedad envejecida, promover espacios de integración e inclusión, y asumir la convivencia de distintas generaciones, son condiciones necesarias de relevar en un contexto de promoción de derechos y avance a un cambio cultural. En este sentido, la ciudad es el lugar donde trascurre la vida, enfrentamos desafíos, soñamos, amamos, construimos, destruimos, recordamos, olvidamos, incluimos, segregamos, con poca conciencia de los lugares en registros y las posibilidades que por esencia representan.

Muchas veces escuchamos “No me gusta la ciudad”, “me perdí entre tanta gente”, “me costó llegar”, “sentí miedo”, “no vi a ningún conocido”,  frases cotidianas de quienes construyeron la cuidad y sus costumbres, entre organizaciones, demandas sociales, sueños de casa propia, educación de sus hijos, el trabajo y la espera.  El mundo de la vida, que ofreció condiciones y oportunidades que en el trascurso del tiempo fueron desplazando lo viejo, tal vez, ese tono gris que fue tomando la ciudad solo buscaba colores en la juventud, pero es difícil encontrar explicaciones para quienes hoy caminan más lento.

El mundo de la vida y el devenir constituyen tiempos lapidarios en que no hubo espacio para comprender  el aumento de la esperanza de vida y  con ello la necesidad de ciudades que reciban a las personas mayores en sus parques, calles, viviendas, edificios, centros ciudadanos, centro de salud y trasporte. La ciudad de los servicios fue desarrollando polos modernos, pensados en una sociedad que literalmente camina y cambia rápido, anuncia necesidades y solicita soluciones inmediatas, apura el tiempo, y la modernidad se manifiesta con ruidos tecnológicos. Como si lo urbano superara a lo humano. ¿Para quién es la ciudad? La ciudad debe ser para todas las personas, la ciudad es de la gente, la ciudad es de nosotros.

Nos cuesta pensar en las personas mayores, y los ejercicios de inclusión vinculados a la accesibilidad universal manifiestan polos de modernidad que no alcanzan para todos, los espacios preferenciales suelen ser escenarios de lucha por derechos, que se levantan lentamente en la ciudad de los muros, haciendo difícil el transitar de quienes marchan lento. Un ejemplo son los semáforos, cuyos temporizadores no dan cuenta de las necesidades diferenciadas de una sociedad en la que transcurre la vida de distintas generaciones. Un grito en medio del ruido que se pierde en la urgencia de los propios quehaceres. Un grito que inexplicablemente, no representa a quien transita a diario, versus el inevitable abandono de los pueblos en provincia que constituyen patrimonios de verano.

 

Las ciudades amigables, como desafío de la urbanización en sociedades envejecidas, obedece al esfuerzo de organismos internacionales como la OMS y OPS para el desarrollo de procesos de envejecimiento activo, asumiendo el aumento de la proporción de personas mayores en el escenario social y el reconocimiento como sujetos de derecho y capital social activo.

Lograr el compromiso de la ciudad, con las personas mayores es el reto que facilita la promoción de acceso  a la salud, participación, seguridad y dignidad en la medida que los ciudadanos envejecen, generando condiciones de adaptación en tiempos donde la ciudad y la vida urbana aumenta, constatando que: “al mismo tiempo que van creciendo las ciudades de todo el mundo, sus residentes van envejeciendo. El porcentaje de la población mundial de 60 años se duplicará, pasando de un 11% en 2006 a un 22% para 2050” (Informe OMS 2008).

Las ciudades amigables con las personas mayores, deben transformarse en un  planteamiento político, ya que los entornos físicos, ambientales y sociales, son determinantes en la calidad de vida de las personas mayores, así como, valorar la contribución de las personas mayores, depende, de las condiciones de salud, inclusión, garantía de derechos que una sociedad brinda quienes son mayores de 60 años. Una ecuación básica, resulta de la capacidad de resolver necesidades para la proyección de oportunidad que las personas mayores representan, es decir, necesitamos lograr participación y calidad de vida, como elementos fundamentales para el desarrollo de ciudades amigables.

En Chile, la comuna de Victoria en la región de la Araucanía fue la primera ciudad que generó condiciones ambientales, físicas y sociales para el envejecimiento activo, transformándose en la primera ciudad amigable de Chile y la 23 en América Latina, hoy le siguen iniciativas impulsadas desde los gobiernos sub nacionales, basadas principalmente en la voluntad política de sus autoridades locales  y el liderazgo creciente de las personas mayores.

La amplia gama de oportunidades que representan los adultos mayores, debe motivar un abordaje en materia de ciudades amigables, que aporte a la inclusión y  valoración explicita de las capacidades instaladas de las personas mayores, el respeto a sus decisiones y elecciones de estilos de vida en el marco de la interculturalidad y las diversas vulnerabilidades. Por lo tanto, hablar de ciudades amigables, contribuye a la manifestación política de interpretar nuevas realidades, de asumir en conjunto nuevos desafíos, de respetar el derecho a convivir entre distintas generaciones y valorar los aportes diversos de las personas en las distintas etapas de la vida. Es pensar en nosotros como sujetos de derecho, con más años y con ganas de seguir siendo parte de la sociedad desde nuestra singularidad.

‘Nuevas Voces’. Glo Herrera: La música como expresión de la vida

En Revista Opinión inauguramos la sección “Nuevas Voces”,  para dar espacio a diferentes artistas chilenos emergentes.

Glo Herrera es una cantautora chilena de 24 años, de la comuna de Conchalí, que desde pequeña se interesó en la música: “comencé a tocar guitarra a los 10 años y desde hace más o menos unos 6 años comencé con mi carrera, a componer canciones, hice mi primera canción y luego me fui animando ya a hacerlo público… en mi familia no hay músicos, soy la única”. A pesar de eso, el entusiasmo y talento de Glo la fueron acercando cada vez más a la música: “me han preguntado mucho sobre cómo nació mi interés por la música, yo tenía una prima que le encantaba tocar guitarra y yo siempre la veía, quería tocar guitarra como ella, tal vez por eso nació este interés, pero jamás pensé que iba a ser a lo que me iba dedicar, después me di cuenta que cantaba bien y entonces comencé a sacar más canciones y animarme a presentarlas en público”.

Glo se declara una persona muy sensible, y es desde sus propias experiencias y preocupaciones que va dando vida a sus canciones, “yo soy muy personal para hacer mis canciones, a veces cuando me pasa algo y me tiene como ahogada, para poder soltar hago una canción y también muchas de mis canciones hablan sobre crecimiento personal. Otro tema que me toca mucho es el racismo, yo tengo una canción que habla de eso y es un tema que me llega mucho al igual que el feminismo, hay muchas mujeres artistas que escriben sobre el feminismo y yo por supuesto apoyo, pero el tema del racismo me mueve y me lleva a poder expresarme a través de mis canciones. Por eso digo que una de mis banderas es luchar contra el racismo, que en Chile está muy presente,  trabajar por los derechos de los migrantes y su integración. Me ha tocado ver mucha discriminación y a mí me duele, yo soy muy sensible y creo que es muy muy injusto, la discriminación es de esas cosas que te hacen pensar ‘qué mierda tienen en la cabeza?’ esa gente que le hace tanto mal a otras personas”.

Al momento de definir las características de su música, Glo prefiere hablar de una fusión entre diversos estilos: “Musicalmente he pasado por diferentes cosas, a mí me gusta mucho el folclor, pero yo hago una fusión de música latinoamericana y de todas mis influencias musicales que son muchas, a mí me gusta música de todo tipo rock, pop, música latina, todas esas cosas se juntan entonces podríamos decir que lo que define mi estilo es difícil esa fusión. Y eso es lo que quiero transmitir en mi disco poder, poner todas aquellas cosas que me gustan. Una de mis grandes influencias en la música brasileña, eso se vio en el EP que grabé y ahora en el disco quiero meterle todas esas cosas que siempre he querido hacer grabar con una banda, con buena calidad, y así lograr la mezcla de lo que quiero expresar”.

Con un EP disponible en Spotify, Glo se prepara para afrontar el proceso de creación y grabación de su primer disco profesional: “La experiencia de grabar un EP me ha servido de mucho, porque ya tengo un material que mostrar, mucha gente lo ha escuchado y me ha conocido por eso creo que cumplió su objetivo compartiendo y dando a conocer mi música. Para mi nuevo disco estoy trabajando en las canciones, en los arreglos, en general estoy en la preproducción, van a haber varias canciones que ya están en el EP y también voy a incluir por supuesto canciones nuevas. Para poder grabar este disco estoy haciendo una campaña para financiarlo en la página de idea.me y el link está en todas mis redes sociales, es una campaña que dura hasta el 16 de noviembre”.

La campaña de recolección de fondos para el primer disco profesional de Glo Herrera se realiza a través de la plataforma idea.me: “Grabar un disco no es solo grabarlo, hay muchas cosas que financiar para poder dar el paso que significa hacer un disco de manera profesional.  Yo sé que a veces la gente no se da cuenta de lo importante que puede ser su aporte, aunque sea un pequeño aporte, porque todo va sumando para lograr el objetivo y donando un poquito de plata cada uno de verdad ayudan mucho, así que los invito a revisar mis redes, a mirar y a disfrutar de mi música, y si le gusta y me quieren apoyar ojalá puedan donar en la campaña para grabar el disco”.

 

Puedes acceder a la campaña de recolección de fondos para el primer disco de Glo Herrera acá:  https://www.idea.me/proyectos/62734/primer-disco-glo-herrera

 

Por último, Glo Herrera reflexiona también en torno a sus proyecciones, y las dificultades de muchos artistas emergentes chilenos viven diariamente: “quisiera dedicarme a esto siempre, hacer música, hacer conciertos, grabar discos, y quiero poder vivir de esto sin tener que estar sacándome la cresta trabajando en otras cosas. Los artistas independientes tenemos que hacer de todo,  desde las canciones hasta los afiches, hay que preocuparse de la estética, de la imagen, además de componer y ensayar, es mucha pega, y además de todo eso ver de dónde mierda sacas plata, entonces mi aspiración es poder estar tranquila para poder hacer música en una condición más digna, acá en Chile hay muchos artistas que están en la misma, es un tema, pero acá es así para los independientes, uno quiere dedicarse a la música, pero es muy difícil, se necesitan muchas cosas para tirar un proyecto pa arriba”.

Acá les compartimos un par de canciones de Glo Herrera:

Video canción “Amor Chico”:  https://www.youtube.com/watch?v=1ks7OgRBsD8

Video canción “Plantita”:  https://www.youtube.com/watch?v=qE0c0k98fng

Del kiki challenge, encrespado de pestañas, peluches y estereotipos

Tenía otro tema para esta columna, pero no me puedo abstraer después de observar que la alcaldesa de Maipú sigue en la palestra, no por la calidad en su gestión precisamente. Hace unos días abrí, como todas las mañanas, mi tuiter y me encuentro con el revuelo por el Kiki Challenge, un mes antes por un curso de empoderamiento para las niñas en la comuna de Maipú que parte con un taller de encrespado de pestañas.

Habían anteriores cuestionamientos a una sesión de trabajo con peluches gigantes y funcionarios disfrazados hace un año para una celebración no propia de este país, pero que logró introducirse y permear a la sociedad chilena en todos los niveles socio económicos como lo es Halloween.

Frente a aquello recuerdo la experiencia vivida con la celebración del día mundial de las niñas en las Tics, instancia notable que fortalece el liderazgo, potencia habilidades, llena el corazón y la mente de esperanza en que pronto aumentaremos el 4.5% de mujeres que tenemos trabajando en Tics, porque existe una alianza público privada liderada por expertas que lo hacen posible. Con ese foco empecé a analizar la otra cara de la moneda que nos hace relentizar los procesos, otras realidades donde los estereotipos y sesgos inconscientes pueden fracturar para siempre los sueños de niñas y adolescentes que anhelan para su futuro algo más que encresparse las pestañas y tener un cuerpo de modelo de pasarela. Quieren ser científicas, astrónomas, físicas nucleares, matemáticas, ingenieras, geólogas, carreras más bien de “hombres” según decían nuestras abuelas.

Y volví a Maipú, preguntándome si estás empoderando enseñándoles a encresparse las pestañas cuando 166 niñas entre 13 y 16 años fueron madres en el 2015 según un estudio de la  Corporación Miles, fenómeno liderado fundamentalmente por las más pobres. Me respondí convencida, sin dogmas pero con conocimiento y producto del trabajo en terreno, que ese no es el camino para lograr que sean más seguras de sus saberes, conocimiento y habilidades, que logren sentarse de igual a igual con sus compañeros en las clases de matemáticas y ciencias, que sean capaces de exigir igual trato y oportunidad de pasar adelante a resolver problemas complejos en esas y otras materias que llaman “duras”, que cuando van en el metro o en cualquier medio de transporte y son acosadas sean capaces de gritar y parar “en seco” al acosador, pedir igualdad de trato al momento de hacerse cargo de los hermanos menores y compartir las  tareas domésticas, en fin tantas otras situaciones que requieren de herramientas  que se trabajan desde la educación inicial y en la etapa escolar fundamentalmente, justo el período de edad que se considera en los talleres.

Las niñas aprenden a ser mujeres conforme a la normativa social que predomina: aquella que estimula conductas encaminadas al cuidado de la estética, a la maternidad, al trabajo doméstico y al cuidado de las personas. Al contrario de los hombres, la actitud modelada de las niñas es más insegura, temerosa, de constante subestimación lo que se proyecta en su vida escolar y profesional, según nos muestran los diferentes estudios.

Este comportamiento, que se presenta de manera inconsciente en los primeros años de vida, es la preparación simbólica para arraigar su rol de mujer en la etapa adulta y si todo este modelo es exacerbado por los medios de comunicación sexistas y estereotipados, se complejiza aún más la instalación de las niñas y jóvenes como sujetas que se “paran” en la vida en igualdad de condiciones que los varones.

Aquí necesitamos, a nivel local, que el sistema educacional y social ofrezca alternativas de futuro atractivo a las niñas y adolescentes de manera que puedan pensar y dibujar proyectos de vida diferentes como por ejemplo talleres de robótica, computación avanzada, ciencia y arte, bibliotecas con comics hechos por mujeres que hablan de temas de mujeres para incentivar una masa crítica que más adelante se transforme en modelo  para las que vienen más abajo, con profesores/as dispuestas a la escucha atenta y amorosa que las  acoja (tema para otra columna) en sus demandas propias de una sociedad globalizada, individualista y consumista.

Las alcaldías lideradas por mujeres, son hoy en Chile espacios de poder escasos como todos aquellos en política, alta dirección y gerencia de empresas. Aquí la alcaldesa puede llegar a ser un buen modelo que rompe barreras y sesgos inconscientes solo rearmando los programas con los mismos recursos. En este contexto invito a la alcaldesa Barriga a conversar sobre género y empoderamiento como una forma de co-construir espacios que nos permitan acortar con más celeridad brechas económicas y  sociales.

 

 

 

 

 

 

 

 

Matrimonio Igualitario y obligaciones del Ejecutivo en la materia: ¿Obligación de medio o resultado?

El pasado 2 de octubre, el Ejecutivo mediante una minuta dirigida a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (“CIDH”), declaró que se han cumplido los acuerdos adoptados por el Estado en 2016 en el marco de la solución amistosa a la que llegó con el MOVILH, ante la CIDH. El objetivo de dicho acuerdo fue poner fin a la demanda contra el Estado Chileno por denegación del matrimonio igualitario. Según la minuta, el gobierno no estaría obligado a impulsar el matrimonio igualitario.

Al respecto, es necesario recordar en el acuerdo de solución amistosa se fijaron tres puntos, siendo uno de estos el “Adoptar las medidas necesarias, incluidas acciones de promoción, para impulsar la iniciativa del matrimonio igualitario como un asunto que constituye un interés legítimo en una sociedad democrática e inclusiva”.

En esa minuta, el Ejecutivo señaló que si bien se promovió el matrimonio igualitario, “el Estado, a través del Ejecutivo, no podría haberse obligado a ejecutar una acción que compromete a otro Poder del Estado (Poder Legislativo)”. Ello contradice directamente la opinión 24/7  de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual señaló que “es necesario que los Estados garanticen el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, incluyendo el derecho al matrimonio” y atenta además contra la esencia misma del acuerdo, existiendo un flagrante incumplimiento del Estado.

Para evidenciar lo anterior, conviene recurrir a la clasificación de obligaciones de resultado y de medios, toda vez que la diferencia entre éstas se fundamenta en la presencia o ausencia del resultado como parte de la prestación, objeto de la obligación.

La obligación del punto 3 antes descrito en relación al Estado Chileno se enmarca perfectamente como una obligación de medios. Es cierto que el Estado no se obligó a aprobar una Ley de Matrimonio Igualitario, obligación que habría sido imposible porque implica obligar a un poder del Estado que es independiente del Ejecutivo, como ocurre con el poder legislativo. Sin embargo, el Estado se obligó a “adoptar las medidas necesarias, incluidas acciones de promoción, para impulsar la iniciativa del matrimonio igualitario”, lo que implica el despliegue de cierta actividad, la que por cierto debe ser diligente y apuntar a un resultado, que si bien no está garantizado, es el deseado.

En ese sentido, es difícil sostener que el Estado haya cumplido con esta obligación, pudiendo haber realizado una serie de actividades que no ha hecho, por ejemplo, promoviendo la discusión, fijándolo como parte del programa de Gobierno y/o calificar el proyecto presentado con una urgencia, acelerando su tramitación, como ejercicio de una potestad discrecional del Estado que en este caso es parte de la obligación asumida.

Más aun, numerosas personalidades de gobierno han hablado abiertamente contra el matrimonio igualitario.

En este sentido es obvio que el gobierno está incumpliendo deliberadamente el punto 3 del acuerdo que suscribió con el Movihl y frente a la CIDH, manteniendo una desigualdad legal injustificada que no permite a un cierto grupo de ciudadanos optar por el matrimonio. Desconociendo completamente los tratados internacionales suscritos.

Castigo al PT

Este domingo, en plena primavera de Brasil, se desarrollaron las elecciones presidenciales de esta potencia Latinoamericana. En las calles, restaurantes y en cada rincón se respiró el balotaje, que causó expectación a nivel mundial.

Todos pronosticaron resultados,  la mayoría con una clara victoria de Jair Bolsonaro. Y las razones fueron variadas, pero la más importante fue que el candidato de ultraderecha logró capitalizar el descontento de los brasileños con el nivel de corrupción que han alcanzado los últimos gobiernos del Partido de los Trabajadores.

Recorriendo las calles de Brasil, conversando con muchos que votaron este domingo, me quedó claro  existe un gran cariño y reconocimiento al Presidente Lula y todos los avances que su gobierno tuvo para el pueblo y las clases más pobres, pero no fue suficiente para que el candidato de su partido, Fernando Haddad, se quedara con el triunfo en las urnas.

¿Pero cómo se explica un cambio tan radical en Brasil? Esto se puede definir no como uno social. Los brasileños no cambiaron del progresismo a la ultraderecha como modo de pensar y ver a su país tan rápidamente, más bien, es un castigo al partido que comenzó sus gobiernos muy bien, pero las garras de la corrupción poco a poco los fue hundiendo.

Brasil dijo NO más corrupción de manera fuerte este domingo. Fue una decisión pragmática la que acaba de tomar el pueblo carioca. Este resultado debe servir de lección a todos las nuevas generaciones de políticos latinoamericanos, abrazar el servicio público y las banderas de distintos colores políticos con un horizonte colectivo por sobre el particular.

Urgente: asumamos las demandas ciudadanas

Se viven días convulsionados; llenos de información la que fluye con rapidez por los medios de comunicación y por redes sociales. Se observó cómo avanzó Bolsonaro en Brasil. Lo defino como amenaza en atención a que personajes como él, hacen peligrar la democracia en América Latina. Esto puede parecer extremo, pero es una realidad que cada día, parece aproximarse más.

Nos hemos preguntado ¿por qué tenemos a Macri en Argentina, a Duque en Colombia, a Piñera en Chile y ahora a Bolsonaro en Brasil? ¿Por qué la ciudadanía ha ido virando hacia la derecha, al momento de votar por un presidente? Y ¿qué es lo que quienes nos definimos como progresistas no hemos hecho?

De más está decir que los casos de corrupción constituyen un factor relevante, pero en rigor hay otras cosas que no hemos considerado, ya sea por convicción o porque hemos perdido el foco de lo que a la ciudadanía le importa, fundamentalmente, por que los temas sociales que fueron los que nos preocuparon los últimos treinta años, aun no tienen soluciones integrales como ocurre con las pensiones, con la salud (las famosas listas de espera continúan acrecentándose), disponer de una educación pública de calidad, cuidado del medioambiente y otras demandas ciudadanas.

En efecto, si conversamos con cualquier vecino, podemos hacer una evaluación rápida de cuáles son los intereses que mueven hoy a la ciudadanía: temas como, seguridad, por ende, delincuencia; la economía, en una sociedad que ha avanzado que ha eliminado altos niveles de pobreza y entonces, con justa razón, surgen mayores aspiraciones; orden o ¿no se ha escuchado decir que los estudiantes son delincuentes y que los migrantes vienen a quedarse con nuestros empleos? Medio ambiente: la instalación de empresas contaminantes y como combatir los daños ambientales ya existentes. Y suma y sigue. Lo que debería entenderse de una buena vez es que la centroizquierda carece de un proyecto que responda a los intereses de una sociedad que ha cambiado.

Cuando no prestamos atención y dejamos pasar factores como los enumerados, sin caer en cuenta que han tomado gran relevancia, surgen personajes como Bolsonaro, con un discurso populista, prácticamente fascista, que nos retrotrae a los años ´70. Un hombre que considera que las mujeres deben ganar menos sueldo; que preferiría que un hijo suyo se suicidara si es gay; que afirma que el error de la dictadura es haber torturado y no matado; y como broche de oro dice que Pinochet es su ídolo. Por tanto, no puede ser definido más que como fascista en el más amplio sentido de la palabra.

No olvidemos que en Chile tenemos nuestro propio Bolsonaro, que hace una apología del nacionalismo exacerbado, que defiende los valores conservadores a ultranza y que, si de él dependiera, repondría la pena de muerte y expulsaría a todos los migrantes, cuyo discurso prende no solo en los estratos altos de nuestra sociedad.

Lo peor es que se está gestando un ambiente, en América Latina y también en Chile, que hace propicia la aparición de estos personajes, debido a que los niveles de violencia, como las de carabineros a los estudiantes y de los estudiantes a carabineros y que aún, no encuentran una respuesta adecuada desde nuestro sector; mientras el gobierno y su proyecto de “aula segura”, encuentran, según las encuestas, un amplio apoyo ciudadano.

La guinda de la torta ha sido el homenaje a violadores de derechos humanos condenados a cientos de años de cárcel por los Tribunales de Justicia, en la propia Escuela Militar, en el lugar donde se forman los oficiales que dirigirán al ejército del futuro. Bien las sanciones disciplinarias aplicadas. Pero es urgente que el poder civil ejerza su autoridad y revise en profundidad la malla curricular que se aplica a los cadetes.

Es nuestra responsabilidad contribuir a cuidar nuestra democracia, ya no en la medida de lo posible, si no con un acento en la memoria que hemos ido perdiendo, entregándoles a las generaciones venideras las herramientas para entender el pasado, para construir un futuro mejor para todos y todas.

Esclavo de sus palabras…

El Presidente Piñera será esclavo de sus palabras… Así lo demostró en su primera cuenta pública donde escuchamos un extenso discurso con revisión histórica de por medio. Dijo que en 4 años iniciaríamos una “segunda transición” que culminaría con Chile siendo desarrollado, pero no solo desarrollado, sino que además “inclusivo y sustentable”. Dijo que venía la reactivación económica y que las regiones tendrían un desarrollo equilibrado…

Tiempo después, el gobierno tuvo que enfrentar la crisis de Quintero y Puchuncaví. ¿Podríamos encontrar una situación tan diametralmente opuesta a este sueño, que lo que viven las personas de esa zona de sacrificio? Obviamente ahí hay un efecto acumulativo que no es solo responsabilidad de este gobierno, pero la reacción frente a la crisis -hasta el momento- no tiene nada que ver con la película que el Presidente dijo en su cuenta pública.

En la bahía de Quintero, las autoridades han querido terminar el problema de forma rápida y culpando a las empresas que estaban más a mano, es decir las empresas del Estado. Usando la clásica frase de que las empresas públicas son las mas ineficientes. La Ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt y el Intendente de Valparaíso, Jorge Martínez, ni siquiera señalaron a las otras 13 empresas que forman parte del cordón industrial, como medianamente sospechosas. Una entera sobre ideologización de las autoridades hacer ese juicio. Luego vimos a la ministra de Medio Ambiente dándole un plazo perentorio al Superintendente de Medio Ambiente para que sancionara a alguna empresa. ¿Qué es eso?, sabemos que la Superintendencia es un organismo autónomo. El Intendente, por su parte, culpa a Enap, y lo hizo con la misma rapidez con la que dijo que el horrendo descuartizamiento del profesor de Villa Alemana, Nibaldo Villegas, era culpa de los miles de inmigrantes que habían llegado a la región; claro que esto duró hasta que la PDI descubrió a los hechores: una pareja de chilenos.

El presidente viaja a la zona de Puchuncaví sin propuestas, pero cuando está en Naciones Unidas dice que salvará a la zona de sacrificio. Sin embargo, en el momento de firmar el acuerdo de Escazú que compromete una serie de acciones para preservar el medio ambiente y a las comunidades, Chile no lo hizo. Plop! Estoy segura qué si vemos el proyecto de presupuesto y buscamos en todas las partidas, no encontramos glosas específicas para abordar el tema de contaminación en Quintero-Puchuncaví..

Por un lado, el Presidente hace declaraciones, y por otro lado esos discursos no tienen acciones concretas que puedan ser verificables ni fiscalizables por las y los ciudadanos. Por supuesto que todas y todos queremos un país sustentable, dónde las regiones y comunas se desarrollen equilibradamente, pero esto no pueden ser solo declaraciones. Queremos que la infancia esté primero, y las primeras víctimas de Quinteros son niños y niñas sin colegio, sin tiempo y tranquilidad para preparar la PSU y expulsados de su escuela porque se envenena. Claro que es un lindo sueño, pero hacerlo realidad requiere de coherencia entre las palabras y las acciones.

Hasta el momento, el actuar del gobierno no es coherente con sus declaraciones y con la misma miopía que no vieron y menos ponderaron el nombrar a Mauricio Rojas como ministro de cultura. Todas las promesas hechas serán cobradas y el costo será grande.

Como diría mi abuelita: uno es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras.

¿Es la ciencia una opción para Chile?

Por enésimo año consecutivo la ciencia en Chile se encuentra desfinanciada, lo que ha llevado a la preocupación de toda la comunidad científica. La nueva Ley de Presupuesto para el año 2019 muestra una rebaja de un 4,6% en el presupuesto de ciencia, lo que es grave tomando en cuenta que nos hemos mantenido como el país de la OCDE que menos invierte en este ámbito. Por otro lado, después de dos meses de promulgada la ley que crea en Ministerio de Ciencia, Conocimiento, Tecnología e Innovación aún no tenemos Ministro o Ministra, y para terminar de empeorar la situación el Presidente de CONICYT Mario Hamuy renunció, dejando un sabor amargo sobre lo que viene para la ciencia en nuestro país.

Durante las últimas elecciones presidenciales vimos que el tema de ciencia tuvo por primera vez un lugar en la agenda, sin embargo las señales actuales resultan inentendibles, tomando en cuenta los desafíos a los cuales Chile y el mundo se enfrentan actualmente. Mientras que la OCDE invierte en promedio un 2,4% del PIB, nosotros apenas rondamos el 0,36%. En estas condiciones estamos truncando nuestras posibilidades de desarrollo.

Quizá una de las razones que ha llevado a la baja inversión en ciencia en nuestro país, radica en que no se le ha tomado la importancia que la ciencia merece como motor de desarrollo y de bienestar. Como comunidad científica hemos visto con preocupación como la falta de credibilidad en la ciencia ha llevado a la formación de grupos antivacunas, terraplanistas, negación ante el cambio climático, etc. Estas nuevas tendencias son tremendamente riesgosas ya que afectan a la sociedad en su conjunto, evitando nuestra respuesta óptima ante el cambio climático, o llevando a la reaparición de patologías que habían sido desterradas de nuestro planeta. Es importante dejarle claro a la sociedad en su conjunto que la ciencia tiene por objetivo buscar la verdad o aumentar el conocimiento en base a evidencia, por lo tanto no se trata de creer o no creer. Si cuestionamos la evidencia científica en base a creencias o dogmas, arriesgamos nuestro futuro, el futuro de nuestros hijos y de nuestra sociedad en su conjunto.

El último informe del grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático de la ONU (IPCC), entregó resultados alarmantes. Si no tomamos hoy decisiones políticas trascendentales que logren impactar en nuestras emisiones de CO2, mañana simplemente no tendremos un planeta donde sobrevivir. El riesgo de desastres naturales de gran magnitud; tales como incendios forestales, sequías extremas e inundaciones afectará irremediablemente la producción de alimentos, el acceso a agua potable, llevando incluso a una posible guerra por el agua en el futuro. Hoy mas que nunca necesitamos una política que permita producir información científica e incorporarla en nuestros proyectos de ley, tener una estrategia clara de desarrollo y comprometernos con la necesidad de investigar y desarrollar soluciones y tecnologías que permitan adaptarnos a estos nuevos desafíos. Necesitamos desarrollar tecnologías más amigables con el medio ambiente, así como eliminar cualquier proyecto potencialmente contaminante. Este desafío no es fácil, ya que afecta directamente nuestra economía, sin embargo la evidencia científica nos muestra que si no lo llevamos a cabo, las consecuencias serán devastadoras.

En conclusión, no sólo necesitamos invertir mas en ciencia, necesitamos educar mas y mejor a nuestra población y a nuestro gobierno. La falta de lucidez mostrada en nuestra política científica es alarmante. En el SXXI la ciencia no es una opción, es el camino.

Dra. Paula Solar Oliver

 

¿Adoctrinamiento?

Por DAMIVAGO / @daslav_vladilo