Arturo Martínez: “La CUT sufrió el gran problema de la intervención de los partidos”




El pasado 25 de enero y luego de cerca de un año de trabajo, se constituyó formalmente la Central de Trabajadores de Chile (CTCH), que agrupa a cerca de 81 mil trabajadores del sector privado.

Y quien preside el organismo es el exdirigente y presidente de la CUT, Arturo Martínez, quien en entrevista con Revista Opinión, se refirió a los temas contingentes en relación al empleo, como el estatuto juvenil laboral, desempleo y la futura reforma previsional, resaltando que “el gobierno de Sebastián Piñera tiene una oportunidad única de hacer una reforma previsional que resuelva gran parte del problema de las pensiones en Chile”.

A su vez, también tuvo palabras para la actual Central Unitaria de Trabajadores (CUT), a la que calificó de “desaparecida”.

¿Cómo nace la Central de Trabajadores de Chile (CTCH)?

Nace por un problema serio de sindicalización y asesoría social en el sector privado, donde están los mayores problemas. Por lo que se decidió trabajar para formar un sindicato de solo empresas privadas. En Chile existen una gran cantidad de sindicatos pequeños que estaban solos y sin asesoría.

¿Cuál es el principal problema que ha visto en los sindicatos privados?

Conflictos de falta de cumplimientos de contratos colectivos. Las empresas negocian con los sindicatos y existían muchos problemas de incumplimientos de acuerdos, y las asesorías en temas de despidos.

¿Cuál es la diferencia entre los problemas del sistema privado y público?

Son distintos. En el sector público son organizaciones grandes. El empleador es el Estado, por lo que se busca no conflictuar mucho, con negociación todos los años. Para los trabajadores contratados en el sector público es muy difícil que sean despedidos. En el sector privado se rigen por código del trabajo, que es una ley muy mala. En el sector público se puede parar y no pasa nada. En el privado paras y te despiden. En el público se tiene mayor margen de negociación.

Arturo Martínez en su oficina de la CTCH.

¿Cómo ha visto el tema del aumento del desempleo?

Tiene su raíz en el crecimiento económico. Muchos empleos que va desapareciendo por el problema del cierre de las empresas. Chile se está convirtiendo en un país de servicios antes que uno productivo. En estos días hemos visto el cierre de tres empresas grandes. Esos empleos no se van a recuperar. El tema del desempleo seguirá, ya que no hay valor agregado a los productos que se exportan. No tenemos una política de crear empleos con valor agregado. Hoy la tasa de desempleo se logra amortiguar con el empleo por cuenta propia con emprendimientos propios, vendiendo cosas.

¿Cuál entonces es el desafío del mercado laboral?

En Chile no hay política de capacitación ni empleo. Hoy se gasta mucha plata para capacitar, pero la misma no sirve para tener empleo. Estamos fallando en eso y se debe apuntar ahí.

¿Qué opina del estatuto laboral juvenil?

Existe un problema de fondo de como enfrentamos el problema de los jóvenes. Generalmente se le ofrece cualquier tipo de empleo para mantenerlo ocupado, de mala calidad y mal pagado. Hoy se le ofrece darle horas. El joven necesita un trabajo como cualquier otro y no podemos darles trabajos que generan un mecanismo de explotación. No podemos desproteger más a los trabajadores, por muy jóvenes que sean, pero que sea un empleo que sea proyectable. No me parece correcto el enfoque de empleo juvenil que se le está dando.

¿Qué expectativas tiene de la Reforma Previsional que impulsará el gobierno?

El gobierno de Sebastián Piñera tiene una oportunidad única de hacer una reforma previsional que resuelva gran parte del problema de las pensiones en Chile. Hoy existe la idea clara que el sistema es malo y la AFP no sirve. Cambiarla significa dar un enfoque nuevo. Tenemos que resolver varios problemas. La gente no trabaja tanto tiempo, muchos años en empleos informales sin cotizar. Luego el nivel de salario es muy bajo para que un trabajador solo pueda juntar el dinero adecuado para su pensión y tercero, con el argumento que la gente vive más, estamos generando un debilitamiento de las pensiones. Hoy el promedio de vida es muy alto, se debe buscar un promedio. Son muchas cosas las que se deben resolver. No podemos hacer solidaridad con los pobres, con los trabajadores.  Ninguna pensión puede ser menor a un salario mínimo. La solidaridad debe ir a todos los que son dañados por el sistema.

¿Cómo ve hoy en día a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT)?

Hoy la veo desaparecida. Tiene algunos chispazos por ahí, pero no existe una política de desarrollo sindical, proyectos. La CUT sufrió el gran problema de la intervención de los partidos. Los partidos políticos se quedaron con ella para destruirla o para ponerla en pos de los intereses políticos de los partidos que están ahí. La CUT es una marca registrada en el país. Hoy en día en esta CUT no me gustaría estar, creo que se están farreando la oportunidad ya que es difícil rescatarla de los partidos políticos.

¿Qué le falta a la CUT hoy en día?

Necesitamos un proyecto distinto de desarrollo sindical, que busque hacer sindicalismo de verdad, buscando respuesta y soluciones a los problemas. Chile recuperó la democracia política pero nos falta la democracia social, que es responder a los trabajadores buscando su beneficio social.

 

Rodrigo Castro

Editor Revista Opinón.

Síguenos