Coronavirus, una oportunidad para nuestro planeta




La Pandemia producto del Coronavirus SARS – CoV -2 causante de la COVID-19 sin duda está dejando huellas en cada país, cada rincón de nuestro planeta y en la humanidad, provocando un confinamiento forzado o voluntario de buena parte de la población mundial.

Este “confinamiento planetario” ha generado estragos en el mundo, afectando a  innumerables actividades económicas. Por otro lado, ha tenido como consecuencia beneficios como por ejemplo, “valorar la vida”. Pero hay algo a juicio de quién suscribe, tiene un valor no menor para el futuro de la humanidad; la moderación del impacto humano en el medio ambiente de nuestro planeta y que no tiene precedentes.

El coronavirus genera un grave problema de salud que producto de este confinamiento las personas están cambiando sus comportamientos cotidianos para enfrentar esta pandemia,  provocando efectos positivos sobre el medio ambiente.

Cuales han sido algunos de los cambios en las actividades económicas que podemos mencionar, quizas dentro de las más importantes es el ‘frenazo’ de las industrias de gigantes Asiaticos, China (país donde se genera el Coronavirus) India, Singapur, por mencionar algunos; los vuelos comerciales alrededor del mundo, movimientos de la cuidadanía, disminución de tráfico de vehículos, y todas las industrias de cada país, etc. Esto ha traído como consecuencia que han bajado de manera importante las emisiones contaminantes en nuestra planeta.

Una de las fuentes más citadas en diversas publicaciones es el Centro de Investigación en Energía y Aire Limpio (CREA) en Estados Unidos, en cual nos dice que “el cierre de fábricas y comercios en China, al igual que las restricciones de traslados aéreos (se estima que entorno al 5% de la contaminación del mundo pertenece a los aviones) ha producido una disminución en las emisiones de CO2 en al menos un 25%, debido a reducción en el consumo de combustibles fósiles como petróleo, gas o carbón, entre otros, una cifra que representa a nivel global, una reducción del 6% aproximadamente”.

El Instituto Scripps de Oceanografía por ejemplo, ha destacado que el uso de combustibles fósiles tendría que disminuir aproximadamente 10% en todo el mundo, y mantenerse así durante un año para que la reducción pudiera reflejarse claramente en los niveles de dióxido de carbono.

Entonces, preocupa las medidas que adoptarán nuestras autoridades junto a los empresarios de cada país para levantar la economía (donde no se considera la opinión de los trabajadores); cómo se reintegrarán a la vida laboral, cómo se ayudará a aquellos que han quedado cesantes, a los que han “quebrado con sus empresas”, recordando además que los  bancos no perdonan, y el costo de la vida es alto. Esta recuperación de la economía traerá  un aumento de emisiones contaminantes superando los promedios históricos, si es que no actuamos hoy.

Antes de la pandemia el planeta ya estaba mostrando señales de colapso asociados al Calentamiento Global, según ecologístas, “la naturaleza ha iniciado la búsqueda de un nuevo equilibrio, y esto el ser humando no puede hacer nada, el hombre debe adaptarse a esta crisis ambiental y ecológica”. Hoy tenemos, quizas a mi juicio, la última oportunidad de cambiar este sistema económico y social de mercado que ha devastado y degradado nuestro medio ambiente, donde el mercado utilizando al Estado regula el comportamiento de todas las personas. Es hora de revelarnos a esta sociedad salvaje donde lo más importante es el dinero, por sobre la vida de las personas y de nuestro planeta, debemos eliminar esta sociedad de consumo y apoderarnos de esta oportunidad que tenemos.

El decrecimiento económico tendrá lugar sí o sí; como nos levantamos es lo importante ya que es necesario que se generen políticas que de una vez por todas considere el desarrollo sustentable como eje principal asegurando la superviciencia de los seres humanos y de nuestra naturaleza por sobre el dinero. Veamos el Coronavirus como una oportunidad para enfocarnos en lo más importante, nuestras familias y nuestro querido planeta Tierra.

Síguenos