De la desesperanza aprendida a la esperanza radical




Dos frases que me retumban hace unos días, la primera vinculada a NNA (niños, niñas y adolescentes) con los que he interactuado desde hace muchos años en El Castillo y la Santo Tomás en mi rol de Educadora y a los que por diferentes caminos la vida me los puso nuevamente en frente y la conversación gira en torno a : que voy a hacer cuando termine “la básica” si mi mami está en cana? ; tía no me cuento cuentos, yo no voy a ir al Instituto, voy a a ir a vender a la feria lo que junto aquí con las “chiquillas”, ese es mi futuro; mi papá llega enojado y nos saca la cresta a todos;no quiero seguir en la pasta base pero tamposo se como salir de ahí. Todos estos relatos hechos desde la pasividad ante estos acontecimientos dolorosos que acompañan su cotidianeidad y que no ven como cambiar. Esa es la desesperanza aprendida.

Ellos y ellas se encuentran atrapados en un laberinto social donde a cada movimiento parecieran hundirse un poco más . Los distintos actores que van conformando sus familias presentan inhabilidades sociales que les impiden salvar obstaculos fundamentales para su integración social reproduciendo el círculo de la pobreza.

Podría seguir con un largo relato de la desesperanza aprendida post Jardín Infantil o Educación Basica porque el entorno es el que las/ los signa: pobreza es igual a mala calidad de la educación, áreas verdes casi inexistentes, hacinamiento, abusos, violencia, embarazo adolescente, jefatura de hogar femenina, deprivación afectiva,baja autoestima, machismo, en definitiva la cuna en la que nacen los define. Es la DESIGUALDAD en toda sus formas.

Ellos y ellas siguen bailando el baile de los que sobran, sus proyectos vitales vienen trizados desde hace muchos años y los diferentes gobiernos no fueron capaces de verlo en su real magnitud, NO LOS VIMOS, NO LOS CUIDAMOS, NO LOS CONTUVIMOS.

Particularmente la violencia ejercida por agentes del estado lo/las ha castigado con una brutalidad capaz de dejarlos sin visión. La transgresión sistemática a los derechos humanos de NNA resulta espantoso y que en tres semanas  más de 20 personas hayan perdido la vida y cinco de ellas sería debido al actuar de agentes del Estado nos remonta a los peores años de la dictadura. A estas terribles cifras se suman cientos de personas que han sufrido tortura y violencia sexual.

Me pregunto, no será que la base de la crisis y estallido social radica en el estado del sistema político y su deslegitimidad, que termina en lo que vemos ahora en el país? : cuando las instituciones no tienen legitimidad en democracia, la gente sencillamente deja de obedecerla.

Hoy, todos/as los que marchamos, los/as que hemos estado en largas conversaciones pensamos y deseamos ,con la razón y el afecto, que podamos cambiar este Chile desigual que tanto mal nos ha causado y volvamos a creer que es posible una co construcción democrática con todos los/las actores en la mesa, con metodología participativa y conclusiones beneficiosas para todos/as.

De ahí viene mi segunda frase sobre la esperanza radical (Jonathan Lear) para construir futuro, un nuevo estado de ánimo con la capacidad de reinventar el sentido de nuestra existencia colectiva cada vez que sea necesario ,hoy más que nunca. El futuro que se nos viene, supone una necesidad, más bien una tremenda responsabilidad de transformar la manera de relacionarnos, de cuidarnos, de contenernos en lo afectivo y en lo racional- político pensar y reformar las políticas públicas de cara a la ciudadanía, a nuestros NNA, adultos y adultas mayores que tampoco pueden seguir esperando.

Construir un nuevo sentido común compartido con una Nueva Constitución que nos acoja a todos/as, especialmente a mis queridos/as NNA de El Castillo y la Santo Tomás para que la desesperanza aprendida se vaya transformando en esperanza radical.

Síguenos