El aumento del Aporte Previsional Solidario: ¿Un parche?




Si hacemos referencia al actual sistema de pensiones en Chile, podemos inferir que el descontento de la ciudadanía se ha evidenciado en múltiples manifestaciones públicas, solicitando al Poder Ejecutivo modificar un sistema que no responde a las necesidades de los pensionados, precarizando aún más los ingresos familiares.

El actual gobierno busca mejorar aumentando el gasto invertido en el Sistema de Pensiones Solidarias (SPS), pasando de un 0,8% PIB, en el gobierno anterior a un 1,12% del PIB, lo que nos hace suponer o pensar, que esta medida podría ser efectiva para mejorar el Aporte Previsional Solidario, beneficio que busca socorrer a los pensionados por vejez, aportando económicamente en el aumento del ingreso familiar.

Estratégicamente será significativo este aumento en el ingreso de los pensionados, considerando que un hombre que se jubila a los 65 años con una pensión de vejez de $50.000 pesos, con el Aporte Previsional Solidario su ingreso debería aumentar en $87.726, asegurando un monto total de $137.726 –monto que es asimilando a una Pensión Básica Solidaria-. Para el caso de un jubilado o jubilada que recibe una pensión de $220.000, este beneficio aumentará en $30.196 su pensión, asegurando un monto total de $250.196. Lo que demuestra, que a menor ingreso percibido en la pensión de vejez es mayor la inversión que el Estado inyecta para contribuir en mitigar esta situación de vulnerabilidad de los jubilados/as. Pero, ¿será suficiente para considerarla una pensión digna?. Pareciera que la palabra dignidad fuese una palabra ajena a este sistema neoliberal con pensiones insuficientes.

Además, es importante considerar que la población está envejeciendo, que cada año serán más las personas que deberán hacer uso de este beneficio debido a variados factores: disminución  de la rentabilidad de las AFP, que se prevé que continuará en descenso durante los próximos años, la precarización de los empleos las trabajadoras y los trabajadores, que según la Fundación Sol evidencian que el 50,9% ganan menos de 350 mil pesos mensuales, lo que conlleva un empeoramiento del actual sistema de pensiones. Esto los sucesivos gobiernos lo han evidenciado, pero no han generado cambios estructurales a este sistema que no renta lo que en sus comienzos José Piñera prometió.

Finalmente, es importante considerar otro aspecto que incide en la precarización de los ingresos provenientes de las pensiones: el aumento de la esperanza de vida, que muestra que en Chile en promedio los adultos mayores tienen cada vez mayores expectativas de vida, debido a los avances médicos y tecnológicos, lo que ha llevado a que nuestro país sea el tercer país más envejecido de América Latina después de Uruguay y Cuba según la CEPAL (2016). Sin embargo, obviamente esto no quiere decir que la prolongación de años sea sinónimo de mejor calidad de vida en la vejez.

Por otra parte, es importante mencionar que el aumento de pensiones por el Aporte Previsional Solidario no es la realidad de muchos chilenos que no acceden a este beneficio, y que dependen de los recursos estatales para alcanzar a cubrir sus necesidades básicas, debido a que el sistema de pensiones no ha sido capaz de garantizarles una pensión digna, aun cuando hayan trabajado durante gran parte de su vida.

Síguenos