El ilusionismo detrás de “S.T.O.P”




El análisis de los casos policiales que contienen el registro de las denuncias y detenciones de Carabineros y Policía de Investigaciones, ha sido una de las principales herramientas que maneja el Estado para medir la delincuencia hasta ahora. Una de las mayores debilidades del análisis delictual a través de casos policiales, es que estos no reflejan los delitos no denunciados o aquellos en los que no se realizó ningún procedimiento policial, invisibilizándolos para el sistema. También conocidos como “cifra negra”, estos delitos (no registrados) habrían superado el 60% entre el 2010 y 2016 según Paz Ciudadana.

Si bien el Estado ha incorporado algunas encuestas de victimización como la ENUSC para visibilizar estos delitos, los casos policiales siguen siendo la principal fuente de información con la que se planifica y se aborda la seguridad pública y ciudadana. El sistema PACIC, utilizado por Carabineros (Plataforma de Análisis Criminal Integrado de Carabineros), sucesora de STAD (Sistema Táctico de Análisis Delictual) han sido parte de esta lógica durante los últimos 7 años, con datos que fueron integrados a los de la Policía de Investigaciones en el SIED (Sistema Estadístico Delictual) desde el 2005, poniendo a disposición de las autoridades información de georreferenciación de casos policiales, fechas, horarios de mayor concentración, relación entre denuncias y detenciones, entre otras. Esto con el fin de focalizar los esfuerzos y recursos en materias de seguridad pública, pero con especial cuidado en cuanto a su difusión pública por razones que obedecen al sentido común: la exposición pública de los focos delictuales muy probablemente generarían efectos adversos a la denuncia y prevención del delito, como por ejemplo la sobre estigmatización de sectores con mayor concentración de casos policiales y la disminución natural de las denuncias por parte de locatarios y residentes con el fin de evitar una sobre estigmatización y devaluación de su entorno inmediato.

El Sistema Táctico de Operación Policial (S.T.O.P) maneja la misma información que los sistemas anteriormente mencionados, con la gran diferencia de que hoy se encuentra disponible para que cualquier usuario de internet lo pueda revisar a través del sitio web. Con el conocimiento de que dicha exposición conlleva una disminución de las denuncias, que no necesariamente se verá reflejado en una disminución real y concreta de los delitos, generando una especie de ilusionismo estadístico, que sí repercutirá en una evaluación positiva de la gestión policial y gubernamental, al ser estas medidas por dichos indicadores, lo que a largo plazo se puede traducir en el grave aumento de la “cifra negra” o invisibilización de los delitos.

Lo anterior, convierte al S.T.O.P en una gran estrategia comunicacional del Gobierno, en cuanto a la presentación de resultados cuantitativos, pero que no busca en ningún caso, ni propicia de forma alguna a cumplir la gran promesa de reducir la delincuencia en nuestro país, que por cierto requiere esfuerzos de reformas estructurales y político culturales profundas.

Síguenos