Eliminar la burocracia con una Municipalidad Moderna




Durante los últimos años escuchamos constantemente el concepto de “modernización”. Sin embargo, para algunos aun es un concepto poco claro, especialmente en la gestión pública de una municipalidad. Por lo tanto, deberíamos preguntarnos, ¿Qué significa “modernización”?  ¿Cómo debería ser una gestión municipal moderna?

Como sabemos, la mayoría de los vecinos no va a la municipalidad por diferentes razones; ya sea por la lentitud para acceder a los servicios municipales, escases de tiempo, por la distancia, alguna mala experiencia o simplemente por la burocracia. Por ello, es que modernización de la municipalidad, significa primero, abandonar el viejo paradigma de la burocracia, segundo, que la municipalidad construya mecanismos eficientes y creativos para responder las necesidades de los vecinos y vecinas, con especial énfasis en nuevas formas de comunicación con aquella gran mayoría que no va a la municipalidad.  Esto es, en definitiva, poner la municipalidad al servicio de su gente.

¿Cómo debería ser una gestión municipal moderna?

1) Digitalización de la municipalidad para una gestión eficiente y cercana, esto es un paso esencial para construir una gestión eficiente y eficaz. Primero que todo es importante aclarar, que construir mecanismos digitales para acceder a los servicios municipales, no significa terminar con la atención presencial de los vecinos y vecinas, sino que crear nuevas formas más rápidas, eficientes y oportunas para acceder a los servicios municipales; acordes al siglo XXI.

Ahora bien, la digitalización de la municipalidad descansa sobre dos ideas. La primera, que los vecinos puedan acceder a los servicios e información municipal a distancia, rápidamente y dentro de sus posibilidades. Para lo anterior, una vez catastrados los trámites y servicios municipales, se debe construir una aplicación para el celular y sitio web de exclusiva “atención al vecino”, que contenga la información del usuario, los servicios municipales a los cuales puede acceder, el estado de avance de sus solicitudes, el funcionario responsable de gestionar sus solicitudes, y, además, un asistente virtual que pueda entregar información, aclarar dudas y preguntas. Por ejemplo, si necesito agendar una hora para solicitar o renovar la licencia de conducir; si requiero un certificado de vigencia de la organización en la que participo, o si simplemente necesito información de cómo acceder a la beca municipal de educación superior o bono indígena; hacerlo en pocos clics.

La segunda idea busca a través de la digitalización, generar procesos internos de la municipalidad más rápidos y sencillos, en otras palabras, reducir paulatinamente la burocracia.  Para esto se debe implementar un sistema de trabajo online y offline que implemente, primero, un sistema eficiente de “firma digital” de documentos, y así evitar el sin fin de manos, firmas y oficinas a través de las cuales debe pasar un documento para su validez.  Lo segundo, es que el mismo sistema agrupe solicitudes de vecinos, gestiones de funcionarios, y resultados; de esta forma, con solo ingresar la cedula de identidad del vecino se podrá saber el historial de trámites y gestiones realizadas en un solo lugar.

2) Simplificación de los servicios y su descentralización, claramente esta es una deuda pendiente del servicio público.   Como mencionamos anteriormente, la digitalización debe venir acompañada de una simplificación total de la forma de acceder a los servicios municipales, de forma tal, que los servicios sean realmente accesibles para todas y todos.

Para lo anterior, creo pertinente se forme un equipo humano que pueda ir a las diferentes juntas de vecinos o sedes sociales en distintos días y franjas horarias, dotados de computador, impresora e internet para que los vecinos y vecinas puedan en ese lugar, en ese horario acceder a hacer sus trámites o solicitudes que requieran asistencia de la municipalidad.  De aquella manera, la municipalidad tendría un servicio realmente cercano, en el que los vecinos no necesitarían ir a la municipalidad, salvo por urgencias, ya que tendrían en sus juntas de vecinos un centro de acceso a los servicios municipales, toda vez que los trámites y servicios estarán digitalizados, además, esto incluye un elemento de inclusión y solidaridad con todas y todos aquellos que les sea más dificultoso acceder de forma digital a las prestaciones de la municipalidad.  Por último, esto potenciaría las juntas de vecinos o sedes sociales, sus dirigentes, y colaboraría en hacer de estos espacios, un lugar esencial en la vida de los vecinos.

3) democratización y control ciudadano, sobre la democratización existen variadas herramientas, algunas más o menos eficientes que otras, sin embargo, el asambleísmo es una de las menos eficientes, ya que significa una mirada valiosa, pero parcial de las necesidades y urgencias de un barrio, esto sucede cuando en un barrio que viven 6000 o 7000 personas, deciden solo 30 o 40 personas, esto es en algunos casos el 4% o 5% de los habitantes de un sector. Por otro lado, se supone que los problemas colectivos de una comuna son conocidos por quien la dirige, lo que significa, que para buscar resolver o reducir estos problemas, se debe comenzar a ejecutar las soluciones. Ahora bien, la participación es esencial, pero para obtener una mirada más completa de temáticas de interés barrial o comunal sobre un tema en específico, claramente se deben aplicar métodos de consulta de mayor masividad al asambleísmo, lo que producirá, realmente participación. En la misma línea anterior, el control ciudadano es esencial, y para ello, a lo menos se debe cumplir la ley, y hacer todos los esfuerzos para que el COSOC exista, de lo contrario, la ciudadanía representada no puede expresarse.

Una municipalidad con una gestión moderna, debería pensar hacia el futuro, adaptando sus métodos a la forma en la que los vecinos y vecinas se comunican entre sí y con el mundo.  Por eso, es que creo avanzar en estas tres áreas significaría realmente cambiar una comuna, de otra forma, seguimos estancados en un sistema antiguo, y que no se condice con el siglo XXI.

 

Síguenos