Fuad Chahín: “La Convergencia Progresista es un proyecto vacío, carente de contenido”




En medio de una apretada agenda, que lo ha tenido reunido con la CUT, la CPC y preparando un viaje a Perú, donde será uno de los principales expositores en un seminario sobre corrupción, el ex diputado y Presidente de la Democracia Cristiana, Fuad Chahín, conversó con Revista Opinión sobre el futuro su colectividad, la construcción de oposición,  la política de alianzas, la relación con los partidos de la ex Nueva Mayoría, el rol de la falange en la relación con el Gobierno, y la polémica por la reunión de Gabriel Boric con el ex frentista Ricardo Palma Salamanca.

La Segunda afirma que tiene un matrimonio político por conveniencia con la Senadora Ximena Rincón, con el cual usted buscaría ordenar la conducción de los parlamentarios de su colectividad ¿Cuál es su opinión al respecto?

Yo tengo un solo matrimonio y es por amor, y es con mi señora. En política compartimos con Ximena, y con la inmensa mayoría de los parlamentarios del partido, una visión de lo que hay que hacer para poder reperfilar a la Democracia Cristiana. Yo quiero agradecer el trabajo que ha tenido Ximena Rincón, de compromiso institucional con el partido, como también valoro especialmente el apoyo que hemos recibido de la Senadora Carolina Goic, y también de los demás senadores, con quienes hemos tenido algunas discrepancias públicas, pero Francisco Huenchumilla nos está apoyando el comisión de probidad y Yasna Provoste en la de educación. Para qué decir con nuestros diputados, con quienes he encontrado aliados estratégicos para esta estrategia de reposicionamiento del partido, por lo tanto valoro la relación política que hemos logrado construir con Ximena, pero esto de los matrimonios por conveniencia como se ha planteado, como si fuese solo un tema de necesidad mutua, no es así, cuando en realidad lo que nos une es el interés del partido.

¿Esta alianza marca un giro en la relación con el Gobierno? Hasta hace poco la DC estaba reticente de reunirse con el Gobierno, a propósito de la situación del Subsecretario Luis Castillo, pero ahora aparece concurriendo en votación decisoria para aprobar Aula Segura, por ejemplo.

Nosotros estamos en la oposición y tenemos un mandato de la Junta Nacional, que vamos a ser una oposición fiscalizadora, crítica, pero también propositiva. Yo creo que eso es lo que espera el país, que nosotros no nos agotemos en la crítica, sino que planteemos alternativas. Obviamente que aquello que nosotros habíamos declarado con mucha fuerza, se vio totalmente condicionado por una decisión incomprensible del Gobierno, de nombrar al Subsecretario Castillo, y peor aún de ratificarlo en su cargo, y nosotros mantenemos lo dicho sobre el subsecretario y mantenemos la crítica al gobierno, porque es evidente que Castillo no tiene la idoneidad para el cargo, ya que ocultó pruebas respecto al homicidio del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, pero consideramos que la Democracia Cristiana no puede condicionar todo su actuar político a la permanencia de Luis Castillo, y por lo tanto hay temas de interés del país, donde obviamente vamos a tener que generar conversación con todos los actores políticos para encontrar soluciones, porque lo peor que le puede pasar a una democracia, sobre todo en un sistema presidencial, que no tiene mayorías en ninguna de las dos cámaras, es que terminemos en una guerra de trincheras con una especie de empate donde no avancemos, y cuando la política no es capaz de dar solución a los problemas de la gente, termina desprestigiada la democracia y sus instituciones, y eso es caldo de cultivo para los populismos autoritarios, y Chile no puede tener un retroceso democrático.

¿Cómo ve la conformación de la Convergencia Progresista?

A nosotros nos invitaron en su momento a participar de esas reuniones, pero nosotros no le encontramos sentido a que los mismos de siempre nos reunamos, nos cambiemos de nombre y partir de eso tratemos de transformarnos en algo distinto.

¿Cómo se construye oposición entonces?

Con franqueza y respetando el rol de los distintos partidos. Nosotros estamos en la oposición, pero no somos lo mismo que el Frente Amplio. No estamos de acuerdo con lo que ha hecho el Partido Socialista de decir que no a todo, y que no participa en ninguna instancia de diálogo, creo que esa forma de hacer oposición no le acomoda a la Democracia Cristiana. Nosotros criticamos pero proponemos. Hemos dicho la reforma tributaria tal como esta es inviable, pero planteamos una propuesta, hemos dicho la reforma previsional tal como esta es inviable, pero tenemos acá una propuesta, estamos disponibles para avanzar, para buscar solución a los problemas.

Bolsonaro no es casualidad, es el resultado de la tolerancia y la participación de la izquierda en la corrupción, de la incapacidad de resolver problemas como la pobreza, la seguridad ciudadana, y aparece entonces un líder como Bolsonaro que claramente tiene un perfil protofacista, y que gana democráticamente las elecciones. Ese riesgo no lo podemos permitir en Chile, y para eso lo que tenemos que hacer es que cada partido desde su propia identidad pueda articular la oposición que más le acomoda, nosotros la nuestra, desde donde estamos, no estamos en el gobierno, no nos vamos a pasar al gobierno, no nos gustan los proyectos del gobierno tal cual como están, pero queremos influir para que los temas se puedan ir resolviendo.

Ya llegará el momento de buscar los puntos de acuerdo con la oposición desde el punto de vista electoral, y en lo programático cuando estemos de acuerdo con el resto de la oposición actuaremos en conjunto, y en lo que no explicitaremos nuestras diferencias.

 ¿Vislumbra alguna posibilidad de un acuerdo amplio con toda la oposición que contemple al PC y al Frente Amplio?

Yo creo que coalición política, un pacto a largo plazo lo veo inviable, pero si pactos electorales puntuales en el futuro. Creo que no es el momento de conversar sobre eso. Nos hemos agotado en los temas tácticos, de políticas de alianzas, si el PC sí, si el PC no, si el Frente Amplio sí, o el Frente Amplio no, eso tiene cansada a la gente. Por eso no quisimos ser parte de Convergencia Progresista, que es un proyecto vacío, carente de contenido, y vamos a hacer la pega difícil, la larga, cómo damos pruebas de que la Democracia Cristiana se compromete contra la corrupción, y no la vamos a tolerar dentro del Partido, cómo somos capaces de sintonizar las prioridades del partido con las prioridades de la gente, renovando el discurso, no hablando de lo que hicimos hace 60 años, sino que de lo que le proponemos al Chile del siglo XXI, renovando nuestros liderazgos, por eso vamos a llevar 300 candidatos jóvenes en las próximas elecciones municipales, tendremos un congreso partidario para mirar a Chile los próximos treinta años. Un partido que sin complejos se reúne como lo hicimos la semana pasada con la CUT, y hoy recibimos a la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), para decirle que nosotros vamos a defender los principios de la Democracia Cristiana en la reforma tributaria, y que no vamos a aceptar nada que implique que los que pagan más ahora paguen menos.

El diputado Miguel Ángel Calisto ha señalado que la DC debiera explorar acuerdos con Evópoli y otras fuerzas del oficialismo ¿Qué opina al respecto?

La Democracia Cristiana está en la oposición, y la política de alianzas la vamos a ver en un año y medio más. Y por tanto, hoy día preocupémonos de hacer nuestra tarea. Yo no imagino a la Democracia Cristiana en una alianza de derecha, eso lo quiero descartar. Pero sí hay distintos actores políticos, que no están en lo que han sido las coaliciones más tradicionales, y que tienen mucha sintonía con nosotros, y creo que no podemos descartarlos, por ejemplo la Federación Social Cristiana, el otro día conversamos con Ciudadanos, y por cierto que tenemos una vinculación histórica, que nosotros valoramos, con los que fueron los partidos de la Concertación. Hay espacios para tratar de reconstruir, el día de mañana, una alianza electoral, ojala una coalición que sea alternativa de Gobierno, pero sobre todo tiene que tener ciertos compromisos mínimos en materia de democracia, derechos humanos, probidad y un horizonte de cómo miramos el actuar político hacia el futuro, de lo contrario eso va a ser una experiencia fallida, porque la gente nos está pidiendo rectificación. Y el camino de la Democracia Cristiana es el de la rectificación y no el de cambiarnos solamente la nomenclatura.

Hay dos proyectos claves que se están discutiendo, la reforma al sistema de pensiones y la reforma tributaria ¿Cuál va a ser la posición de la Democracia Cristiana frente a estos proyectos?

Lo que hemos dicho de la reforma tributaria, nosotros vamos a defender cuatro principios y queremos incorporar cuatro objetivos. ¿Cuáles son los cuatro principios? Primero mantener la progresividad, y ¿qué significa eso? Que los que ganan más pagan más, y lo que ganan menos pague menos impuestos. No podemos retroceder en eso que fue un gran logro de la reforma de la Presidenta Bachelet. Lo segundo, es que vamos a defender que esta reforma mantenga al menos la recaudación. No podemos tener menos recaudación, porque se requiere financiar las políticas sociales. Lo tercero, es que no queremos debilitar la capacidad institucional del Servicio de Impuestos Internos ni de Aduanas para poder fiscalizar adecuadamente. Y lo cuarto, es que esto tenga efectivamente un impacto positivo en la inversión y el crecimiento. Esa fue la promesa que se hizo, y no vemos que aparezca en el proyecto.

Y los cuatro objetivos que pretendemos incorporar son: primero, más recursos para las comunas y las regiones, eso es fundamental. Segundo, que los que contaminan más paguen más. Tercero, las pymes, realmente tener un sistema simplificado para las pymes y que tengan apoyo, y cuarto, incorporar el concepto de lucro familiar en tributación.

En cuanto al sistema de pensiones, esto no puede esperar, pero el proyecto del Gobierno es inviable como está, porque lo único que hace es profundizar el sistema de AFP y no incorpora nada de solidaridad social. Y la respuesta para los jubilados de AFP que no les llega el pilar solidario va a ser en 40 años más, eso nos parece inaceptable. Por eso la reforma de pensiones del Gobierno tiene que cambiar de manera muy sustantiva para que pueda contar con los votos de la Democracia Cristiana, porque así como está no es posible.

 En materia de descentralización, hay quienes han planteado la postergación de la elección de gobernadores regionales, el Gobierno aún no da a conocer el reglamento de traspaso de competencias ¿Cuál será la posición de la DC en esta materia?

La derecha nunca ha querido la descentralización. A regañadientes tuvieron que apoyar el proyecto, por la presión ciudadana, pero ellos no la quieren implementar, y es por eso que no sacan los reglamentos, que no implementan los servicios regionales que tienen que crear, las divisiones en las regiones, y nosotros lo queremos decir con mucha claridad, los votos de la Democracia Cristiana no están para postergar la elección de Gobernadores Regionales. Si quieren estamos disponibles para corregir las cosas que haya que corregir en materia de traspaso de competencias, hay tiempo para corregir, podemos hacerlo, pero que el Gobierno haga su pega, que haga las divisiones en las regiones, que dicte los reglamentos y si quiere modificamos la ley, pero no vamos a estar para patear las elecciones de Gobernadores Regionales.

 No puedo dejar de preguntarle ¿Qué opinión tiene sobre la reunión que sostuvieron los Diputados Gabriel Boric y Maite Orsini con el ex frentista Ricardo Palma Salamanca?

No hago mayor cuestión de que se hayan reunido. A mí me piden muchas personas reuniones, uno tiene que escuchar siempre las distintas versiones. Yo creo que nadie cuestiona que parlamentarios de la UDI se vayan a reunir habitualmente a Punta Peuco con violadores de derechos humanos, están en su derecho. Otra cosa es el apoyo político, otra cosa es respaldar efectivamente el que la justicia chilena no pueda hacer cumplir sus condenas a personas que están condenadas por delitos terroristas. Y desde ese punto de vista, creo que Gabriel Boric se equivocó al no explicitar esta reunión, al no decirlo transparentemente. Pero me parece de un doble estándar enorme salir a tratar de crucificar a Boric por haberse reunido con él, creo que fue imprudente hacerlo, pero no se trata de crucificarlo, y creo que Gabriel debiera ser muy claro ante la opinión pública y pedir disculpas por no haberlo reconocido cuando tuvo la oportunidad de hacerlo, habló de ese tema en distintas entrevistas y no explicitó jamás que se había reunido con Palma Salamanca.

Síguenos