La Ciudad de los Niños en Tiempos de Conflicto Urbano




Los niños de la ciudad son exploradores espaciales y expertos nativos ambientales tan validos como lo es un adulto desde la perspectiva de la metodología CPTED. En este sentido, Francesco Tonucci, en su celebre libro “La Ciudad de los Niños” reflexiona:

 Antes teníamos miedo del bosque. Era el bosque del lobo, del ogro, de la oscuridad. Ahora el lugar de los miedos, las inseguridades, los riesgos, los peligros, los sustos, para muchos niños es la ciudad, su ciudad. El lugar en el que han nacido, en el que juegan (poco), en el que pasean (acompañados), en el que se van haciendo mayores (vigilados), entre coches, asfalto, vallas y señales de todo tipo.

¿Cómo debería ser una ciudad que tuviese en cuenta a los niños? más, ¿cómo habría que diseñar y planificar una ciudad a la medida de los pequeños? ¿Qué principios políticos deberían regir las actuaciones de municipios y técnicos para que ese lugar permitiese crecer con seguridad, autonomía y garantía? ¿Es el niño un instrumento fiable de medida para calibrar la humanidad y la bondad de una urbe?.”

El último mes de conflicto urbano en Chile nos a confrontado con una amplia gama de emociones y posteriores reacciones tanto a nivel personal pero también colectivo. En este sentido es muy importante reflexionar que pasa con el mundo de los niños, considerados desde la metodología CPTED como expertos ambientales tan validos como los mayores.

Uno de los espacios más resguardados que tienen los niños en la ciudad serían las escuelas. El 18 de Octubre cuando inició el estallido social, estos se encontraban en sistema normal de clases. Esta situación de alguna manera permitió contener y proteger en cierta medida a los niños de Chile pero no obstante estos percibieron y construyeron una interpretación de lo que estaba pasando en el país. Y es aquí donde es relevante poner atención; ¿debemos solo pensar en proteger a los niños de Chile o involucrar sus percepciones e ideas sobre la ciudad para construir un mejor país, más equitativo, seguro e inclusivo?

Como primera acción recomendada de los adultos respecto a los niños en este escenario de conflicto urbano es la de proporcionar contención y protección. Es esperable que ellos tengan angustia y ansiedad frente a la incertidumbre de lo que esta ocurriendo en Chile y al ver a los adultos y sus principales figuras protectoras también con procesos de temor y angustia.

Pero también es fundamental entender que tienen resiliencia, creatividad y una sabiduría innata para proponer cambios armónicos a la evaluación actual de la ciudad y sus barrios. Y ¿como logramos conectarnos con esta sabiduría innata de los niños?

Uno de los instrumentos de CPTED que sirven para conectar con sus percepciones sobre la ciudad y la calidad de vida en ella es la Nube de los Sueños. En esta actividad se les pide que sueñen su barrio o su escuela. Ellos de forma lúdica mediante crayolas de colores en la cartulina en blanco proyectan no solo sus sueños sino que también sus principales estresores ambientales. Es así como en el último mes de Noviembre en diversos talleres de Nubes de los Sueños en Chile, los niños nos han plasmado escondites y rutas de escape en caso de catástrofe reflejando así los niveles de estrés  que tienen, así como también sesiones en los que ellos o sus representantes conversan con autoridades políticas para pedirles paz para Chile.

Estos últimos escenarios son solo algunas de las reflexiones de niños y niñas de Chile en tiempos de conflicto urbano ya que la infinitud de ideas y propuestas de sus sueños respecto a mejorar las ciudades chilenas es inmensa; en este sentido y retomando la reflexión de Tonucci; ¿Creen ustedes que el niño es  un instrumento fiable de medida para calibrar la humanidad y la bondad de una urbe?

Yo creo definitivamente que si…y que su voz es fundamental para la reconstrucción de un país mejor, más justo, más equitativo, más armónico y sostenible.

Síguenos