La tremenda perso!!




Sin duda alguna el estallido social no ha dejado a nadie intacto, todos y todas de alguna manera hemos visto nuestras vidas afectadas, unos(as) más otro(as) menos; las manifestaciones cambiaron nuestros hábitos; por lo general, la ciudad se apaga más temprano, los viernes funciona hasta después de almuerzo, luego hay que moverse rápido, sobre todo si en nuestra ruta hay que pasar por la plaza de la dignidad, ex plaza Italia; muchas ollas deformes en nuestras cocinas; resentidas relaciones con amistades y familiares; pesimismo y esperanza también; incertidumbre y mucha creatividad en las calles, “las tesis”: un grupo de jóvenes que han estudiado el tema de la violencia contra la mujer crearon una performance tan sólida que en cosa de horas se hizo viral, y hoy prácticamente no hay un lugar en el mundo donde no se haya realizado la misma performance tanto en español como en diferentes idiomas.

Apareció otro Chile, uno que venía aguantando por mucho tiempo los abusos y la violencia de nuestro sistema y se hastió de todo eso. El abuso de quienes estando en una posición de poder solo han pensado en su satisfacción a costa del que tiene una necesidad y lo que creíamos era una práctica propia del mundo del empresariado, hemos visto que está en todos los ámbitos de nuestras vidas, en el sector público, iglesia, fuerzas armadas, deporte, etc…, en fin, donde existan espacios de discrecionalidad, la posibilidad de abusos se ha hecho una práctica.

Todo esto genera desconfianza y por cierto las relaciones se afectan. El ánimo de hoy no es dejar pasar las asimetrías en las relaciones, ya sean familiares, de trabajo y/o de amistad, pareciera que andamos mucho más sensibles, es así como cada cierto tiempo los grupos de whatsapp sufren modificaciones, luego de una discusión mal llevada o de algún comentario donde alguien se sintió ofendido termina con la salida de alguien o más. Nos cuesta relacionarnos con quienes piensan distinto. Y la política no es ajena a esto, lamentablemente no se ningún entretelón de alguna discusión de whatsapp interna de partidos o de las bancadas parlamentarias, seguro hay más de algún (no)diálogo que valdría la pena conocer.

La buena (o mala) noticia, es que lo que pasa en whatsapp pasa también en las redes sociales y en entrevistas o declaraciones tanto en prensa escrita, como radio y/o televisión, por lo que no quedamos ajenos(as) a como se resienten las relaciones intra y entre partidos.

Y a propósito de las relaciones entre partidos,… estos últimos días hemos visto y escuchado como los distintos partidos crujen en sus relaciones internas y por supuesto en las relaciones con los otros y dentro de sus alianzas, en lo que a mí respecta, me ha llamado muchísimo la atención la Udi. Hoy escuchaba a la senadora y presidenta de la Udi, Jacqueline Van Rysselberghe que intentaba explicar el congelamiento de relaciones con sus (ex)aliados, los partidos de RN y Evópoli, hablaba con firmeza de la necesidad de recuperar las confianzas.

¿La “Udi” hablando de recuperar confianzas?, tarea difícil para un partido que ha dado señales de lo contrario, toda vez que cuando se refieren a la ciudadanía pareciera que nos ven un poco inferiores, es así como su presidenta nos trató de “patipelados”, ex autoridades de gobierno, militantes de sus filas, tuvieron frases destacadas, como que la gente iba a hacer vida social a la fila de los consultorios, que si rezábamos para que se termine la guerra comercial y pasaban un par de tras cosas nuestra economía mejoraría, que los madrugadores  tenían una oportunidad de ahorrar en el metro, fuimos advertidos del peligro de que nuestra selección de fútbol no pudiera jugar por las horas…, esta es solo una muestra de cómo la Udi piensa.

Jacqueline Van Rysselberghe también dijo que Mario Desbordes era un machista, misógino. Había olvidado que Jacqueline a comienzos de Marzo de este año se había declarado feminista, que suerte para ella ser feminista y tener entre sus filas a la Ministra de la Mujer y Equidad de Género, la Ministra Plá quien el año pasado junto al presidente Piñera lanzaron una campaña para denunciar la violencia contra la mujer y hoy, ha brillado por su ausencia en las violaciones a los derechos humanos sufridas por mujeres, tanto en las movilizaciones como en los femicidios que ocurren todos los meses.

Lo que más me impactó, es que la senadora dijo que no apoya la paridad constituyente no porque no crea que las mujeres no tienen que aportar, sino porque “no quieren meter las manos en las urnas”, que la gente es la que tiene que elegir. Un par de aclaraciones, la paridad se basa en el principio que a mayor diversidad los equipos son más creativos y productivos, hombres, mujeres, jóvenes, no tan jóvenes, personas de la tercera edad, personas con discapacidad, chilenos(as) y extranjeros, todos juntos crean mejores soluciones a diversos problemas, esa es la esencia de la necesidad de la paridad, no que unos son superiores o mejores que otros.

Y por último, reconozco que esta frase me indignó pero luego me causó cierta sorna, que la presidenta de la Udi diga que “no quieren meter la mano en la urna”, cuando estuvieron por 24 años metiendo la mano en la urna con el sistema binominal donde el 33% de los votos era igual a 66% y así mantuvieron una paridad ideológica en el congreso que no permitió avanzar en reformas sustanciales de nuestro sistema político social -una de las causas de este estallido social que hoy vivimos- ¡te pasaste!, no solo ha metido las manos en las urnas, sino han metido las manos en los bolsillos de todos(as) los(as) chilenos(as), al usar un sistema que le permitía a las empresas descontar impuestos para financiarlos de manera ilícita, han metido la mano en nuestros bolsillos al no querer aprobar leyes que sancionan de manera drástica la colusión, y también al rehusar una y otra vez hablar de carga impositiva en serio, que el IVA deje de ser el impuesto que sustenta nuestro erario nacional, no quieren meter las manos en las urnas, pero las meten en nuestros bolsillos todos los días.

Por todo esto y mucho más, señora presidenta de la Udi, senadora Jacqueline Van Rysselberghe permítale decirle…”La tremenda perso”.

Síguenos