Lucha contra el virus, no contra tu familia




“Lucha contra el virus, no contra tu familia”. Esta fue una de las frases que mujeres chinas pegaban en sus puertas y ventanas a pocos días de decretarse la cuarentena en su país. El mensaje fue popularizado por el colectivo feminista Free Chinese Feminism y, en definitiva, nos muestra el peligro potencial de que mujeres guarden cuarentena con sus agresores. Así, a pocos días de declarado el aislamiento, los casos de violencia intrafamiliar denunciados se multiplicaron en el país donde se inició la pandemia.

El virus cruzó fronteras y llegó a Chile. El día miércoles 25 de marzo, el gobierno decretó la cuarentena obligatoria para 7 comunas del sector oriente de Santiago. Por la dinámica exponencial en que avanza el contagio, todo parece indicar que esta medida se extenderá en el tiempo y hacia otras comunas de nuestro país conforme pasen los días.

Si bien esta es una decisión acertada para dar la pelea al virus, ya estamos viendo señales de cómo en realidad la pelea también está ocurriendo dentro de nuestras familias. Una cifra que nos permite observar esas señales, es el aumento de llamadas al fono de violencia contra la mujer. Desde el 20 al 25 de marzo, día en que se decreta la cuarentena para 7 comunas de la región metropolitana, el número de llamados fue de 532. Entre el 27 y el 29 de marzo el teléfono sonó 907 veces. El aumento de denuncias luego de la cuarentena es de aproximadamente un 70%. Números dramáticos que deben levantar nuestras alertas.

En el caso de nuestra comuna de Huechuraba, durante el año 2019 fueron 582 los casos denunciados de violencia intrafamiliar, y de estos, el 88% fueron al interior de domicilios particulares. Sabemos que la realidad siempre supera con creces a los casos denunciados. Lamentablemente, lo más probable es que en cuarentena estos casos aumenten.

Estos números son más tristes cuando los ubicamos por zonas de la comuna. Como se observa en el mapa de calor, las denuncias de violencia intrafamiliar están concentradas en el sector histórico de la comuna (La Pincoya, El Barrero, Nueva Amanecer, Lomas de Huechuraba). El mismo lugar cuyos vecinos y vecinas son usuarios de la educación y salud pública, los mismos lugares donde se encuentran los allegados, las viviendas en mal estado; y que han sido estigmatizados desde la dictadura en adelante. Existe también una “cifra negra” de las                 capas altas y medias, otros sectores de la comuna, que, por temor, vergüenza u otro tipo de silencios, no toman la decisión de denunciar.

Sin embargo, los vecinos y vecinas del sector histórico de la comuna conocen la ayuda mutua, la organización comunitaria y el valor que tiene estar juntos. Solo juntos podemos combatir la violencia contra la mujer. Hacemos un llamado a vecinos y vecinas a estar más atentos que nunca a lo que ocurre en nuestras calles y formar redes de apoyo por delegados/as de manzana. Hacemos un llamado al municipio a organizarse con las juntas de vecinos y poner esta problemática sobre la mesa, promover y acompañar la denuncia, focalizar las políticas de prevención dado la realidad focalizada del problema y prestar mayor apoyo psicológico a las víctimas. Siempre estaremos disponibles para apoyar estas iniciativas.  Por último, hacemos un llamado al Gobierno a no olvidar la crisis de salud mental que sigue a esta crisis sanitaria, ya que más allá de los números, la violencia intrafamiliar destroza proyectos de vida.

¡Luchemos contra el virus, no contra nuestras familias!

Síguenos