Matrimonio igualitario y adopción homoparental: discusiones pendientes




El lunes 28 de agosto de 2017, la Presidenta Michelle Bachelet, firmó el proyecto de Ley de sobre Matrimonio Igualitario. Ambos hechos inéditos en Chile: una presidenta mujer por segundo período y una ley de matrimonio igualitario, que recoge una discusión llevada a cabo por sectores sociales históricamente discriminados en nuestro país, como es la comunidad LGBTI, sus organizaciones y la sociedad entera. En su discurso, la presidenta remarca que esta ley recoge la dignidad, la lucha y la diversidad, reconciliando la brecha existente en el mundo LGBTI, destacando que en Chile todos merecen amar en tranquilidad.

El proyecto de ley de matrimonio igualitario, implica la modificación de varios textos legales. El debate nacional está abierto y ha tenido una alta presencia en los medios de comunicación. Diversas fundaciones y organizaciones han generado agenda, promoviendo esta discusión, y el principal fruto es este proyecto de ley, bandera de lucha recogida por el gobierno de Bachelet e impulsada como propuesta.

El año 2004, una jueza de la república vivió una situación que implicó toda la atención mediática, por una resolución donde pierde el cuidado el cuidado personal de sus hijas, por su condición homosexual y de convivencia en pareja. En 2016 una sentencia del Juzgado de Familia de San Miguel entregó el cuidado (hasta ahora temporal) de una niña a su madre de crianza, pese al rechazo de su ex pareja (la progenitora) y del padre de la menor. Similar suerte corrió en el mismo tribunal una mujer, madre de crianza de dos niños. Ambas casos abrieron la puerta de los tribunales a la discusión sobre la adopción homoparental. Si bien tal derecho aún no es legal, los fallos del 2016 dejaron en evidencia que ante los ojos de algunos tribunales no importa si los niños son criados por parejas de igual o distinto sexo.

Algunos resultados de sondeos en la opinión pública, sobre matrimonio igualitario y adopción homoparental plantean que el respaldo al matrimonio igualitario era del 61% (Cadem abril 2017), y en lo referente a la adopción homoparental, el apoyo ascendía a 41% enero del 2017. Lo que indican estas cifras es que la gente ha conversado el tema y está planteando una postura, dado que hemos tenido una actividad mediática que ha favorecido el debate en la esfera pública y política. Debate que tuvo como consecuencia la firma en agosto del año 2017, del proyecto de ley que recoge el matrimonio igualitario, la adopción homoparental y la modificación de diversos textos y cuerpos legales, para dar consistencia a una potencial nueva ley en esta materia.

Las familias homoparentales existen y siempre han existido. Actualmente han tenido una mayor exposición en los medios, en tanto han comenzado a generar presión social y política para el cumplimiento de sus derechos. No tenemos evidencia empírica respecto a que formalizar la garantía de estos derechos (Matrimonio Igualitario, Adopción), genere una catástrofe social como se anuncia en ciertos sectores del debate, es más, es un imperativo social y moral, generar las condiciones para dar cumplimiento a los derechos constitucionales además de los acuerdos internacionales en estas materias, en lo principal la Declaración Universal de Derechos Humanos, ratificado por Chile el 14 de agosto de 1990.

La presentación de este proyecto ley y su eventual tramitación, de todas maneras implicará una revisión a los cuerpos jurídicos existentes y al mismo tiempo, se generaran situaciones, que evidentemente serán resueltas en los Juzgados correspondientes (civiles, familia). Vendrán divorcios, demandas por pensión de alimentos, parejas homosexuales que no serán idóneas para adoptar, otras que sí… todo lo que debe ocurrir en una sociedad, donde la posibilidad del ejercicio de estas acciones en un marco jurídico existe para todas las personas.

Carolina Ahumada Gutiérrez

Trabajadora Social

Magíster© en Derecho de Familia e Intervención Familiar

 

Síguenos