No son solo los 30 pesos del Metro!!




No son solo los 30 pesos del metro me decían  hace unos días atrás mujeres de diferentes organizaciones  sociales con las que reflexionabamos para ver como haciamos una co construcción de dialogo donde poner al centro LO colectivo, LA comunidad, LA red con la que crecimos y que nos hizo creer que otro Chile era posible al retorno de la democracia.

No son  los 30 pesos del metro es la DESIGUALDAD SOCIAL en su real magnitud y nuestra dignidad pisoteada:  la salud precaria, las pensiones miserables, los medicamentos a precios inalcanzables, las dos horas de ida y luego de vuelta para llegar al trabajo, la calidad de la educación,  el cuidado de terceros incluidos adultos mayores y enfermos sin corresponsabilidad parental o familiar, el ocio o la posibilidad de tener una vida sexual  más plena , un área verde en la población para mirar algo más que tierra, las brechas salariales, la violencia de género, el acoso laboral y sexual,el individualismo exacerbado por este modelo neoliberal , los grandes estafadores que no van a la cárcel y cumplen su pena haciendo clases de ética, el robo de los altos mandos del ejercito y carabineros, la colusión de los pollos y papel higiénico, el alza de precios en los servicios básicos que además son de baja calidad particularmente en las poblaciones más vulnerables, la tarjeta de crédito que ya no es para comprar la zapatilla de moda sino que para comprar los alimentos en el supermercado, el microtráfico por sobrevivencia que les asegura un ingreso o las adultas mayores que reciben  $138.000 de pension .

Todo esto terminó por reventar, como la olla a presión que tenemos en casa, a través de nuestros hijos e hijas que partieron saltando los torniquetes del metro hace una semana  y que culmina con diferentes manifestaciones que deja , desde mi perspectiva, sin conducta al Gobierno quienes optan por sacar a los militares a la calle en una manifiesta falta de habilidad y destreza ( abriendo una herida profunda a los más viejos y una rabia con violencia a los más jóvenes) justificada por los ataques al metro , la violencia y destrucción de edificios simbolicos como El Mercurio de Vaparaíso y la Cámara de Comercio de Santiago dentro de otros.

Por mi parte, condeno todos los actos de violencia  y los saqueos que no tienen cabida ni justificación alguna pero hago el ejercicio de mirar desde afuera y entender por qué llegamos a esos niveles y creo que el 99% de Chile se canso de los abusos del 1% que no se si tienen consciencia de aquello porque no los ven.

Es urgente y necesario que el Gobierno concrete el dialogo – acción que prometió  junto a la sociedad civil, los empresarios,  las organizacionesde base  y los partidos politicos  para lograr un nuevo acuerdo social que lleve a resolver cada uno de los puntos mencionados y que son basicos para recuperar las confianzas en las instituciones y entre nosotros/as,  poniendo en el centro las transformaciones profundas que hoy nos demanda la ciudadanía para encontrarnos nuevamente. Este dialogo  requiere de mirarse a los ojos, hacerse cargo de los dolores,  con humildad y  sin soberbia y falso interés, de lo contrario será un fracaso.

En ese contexto, creo que las mujeres nuevamente hoy tenemos un rol como en su momento lo tuvieron nuestras madres o abuelas: tender puentes y generar espacios de dialogo y co construccción de soluciones concretas junto a los actores/as  pero hoy con mayor protagonismo en las decisiones porque tenemos las herramientas , la preparación y la convicción de que es urgente un país más justo , equitativo e igualitario con soluciones a los grandes temas que la ciudadania pone en primera línea, completando las grandes reformas y por sobretodo  la redistribución de la riqueza.

Las invito a tejer redes de seda, esa que son finas y firmes, para contribuir a restaurar la paz y la tranquilidad que necesitamos para pensar y actuar juntas y juntos.

Sumemonos activamente a reconstruir las confianzas, compartiendo y actuando en nuestros barrios, comunas y regiones,pensando  en colectivo nuevamente. Nos lo merecemos todos y todas!!

Síguenos