Test rápidos para Covid-19 y reactivación económica




Con el llamado del Gobierno de instaurar una nueva normalidad, se han abierto una gran cantidad de discusiones sobre el cuando y el como. Si asumimos que el cuando es ahora, nos queda la gran pregunta de cómo lo hacemos. Hoy sabemos que el testeo masivo es una de las estrategias más importantes para tener cuarentenas mas flexibles, sin embargo debemos tener claro  que no se trata de testear “a tontas y a locas”, debemos tener un protocolo y una estrategia. Sin una estrategia clara, la nueva normalidad nos puede llevar directo a la UCI.

La Universidad Adolfo Ibáñez [Bitrán y cols, 2020, revista Pulso], indica que el uso de testeos masivos para Covid-19 permitiría que cerca del 95% de los trabajadores siguiera desempeñando sus funciones, a diferencia de un 58% en el caso que la empresa deba cerrar cada vez que aparece un caso. El mismo estudio señala que si no se aplica ninguna medida de control, un 26% de los trabajadores de la empresa se contagiará en algún momento, con todas las perdidas económicas que llevarían las continuas cuarentenas y/o cierres asociados a estos contagios.

El objetivo de los testeos masivos, es poder detectar a los pacientes asintomáticos de Covid-19 y saber aproximadamente cuantas personas han sido contagiadas por este virus. La detección de pacientes asintomáticos es crítica, ya que permite enviar a estas personas a cuarentena, disminuyendo la probabilidad de nuevos contagios en la empresa. Por otro lado, estos test permiten identificar a las personas que ya han sido contagiadas, y por lo tanto, podrían tener algún grado de resistencia a esta enfermedad, lo que les permitiría desempeñarse con mayor seguridad en su lugar de trabajo, reformulando los turnos e incluso algunas funciones.

Alrededor del mundo se están utilizando test rápidos de anticuerpos para llevar a cabo los testeos masivos de Covid-19. Estos test pueden utilizarse antes de reabrir una empresa o sucursal luego de un periodo de receso o cuarentena, teniendo cuidado en testear a los funcionarios periódicamente para romper cadenas de contagios dentro de la empresa o institución. Por otro lado estos test también se pueden utilizar para disminuir periodos de cuarentena, ya que permitirían saber antes de los 14 días quienes están infectados y quienes pueden volver de forma segura a sus trabajos. Si queremos disminuir contagios y tener medidas mínimas de bioseguridad, todos aquellos que trabajan con grandes grupos de personas o atienden público, debieran como requisito mínimo hacerse uno de estos test de forma periódica.

El testeo masivo dentro de una institución, debe tener una estrategia específica según rubro, actividades, número de empleados y condiciones de trabajo entre otras variables. Sólo una estrategia diseñada de forma personalizada permitirá disminuir al mínimo posibles cierres o cuarentenas asociadas a brotes internos de esta patología. Si se hace una estrategia de testeos adecuada, se pueden disminuir los contagios de un 26% si no se hace nada, a un 8% [Bitrán y cols, 2020, Revista Pulso], o incluso menos si lo asociamos a otras medidas de protección biológica. Es importante señalar que una estrategia para ser exitosa debe contar con el respaldo de los trabajadores, teniendo los estándares bioéticos mínimos para realizar un testeo masivo en los colaboradores de una empresa. Deben asegurarse principios de confidencialidad, autonomía y justicia para mantener un buen ambiente laboral. Por otro lado esta estrategia debe contemplar el uso de las nuevas tecnologías relacionadas al teletrabajo y a la automatización de ciertos procesos que asociábamos al “futuro del trabajo”, el cual llegó ahora de forma obligada y acelerada producto de esta pandemia.

En resumen, es importante tomar el cuenta el conocimiento que ha levantado la comunidad científica durante esta crisis. Los modelos matemáticos que van prediciendo como se comporta esta pandemia, la creación de los test rápidos, la investigación sobre la propagación de este virus, y los análisis económicos que nos prospectan como viene el futuro, son insumos que debemos utilizar para hacer las mejores estrategias para abordar esta pandemia que se ha tomado a Chile y al mundo.

Síguenos